Ir al contenido principal

Una reunión improvisada y la alegría de ver a un amigo viviendo el éxito del Commo Fusión




Hoy me encontré con un compañero de promoción de colegio el cuál no veía hace más de 18 años. Quedamos para comer en un restaurante peruano (¡y no iba a ser!) por el centro de Madrid.


Dos horas de comida no dan para compartir lo que las vida nos había deparado en estos años. Si sumamos, eran más de 36 años de experiencias acumuladas, que se dice poco.

Lógicamente no voy a ventilar sus experiencias personales, pero me quedo con lo que si considero se puede y debo compartir: el éxito no se consigue, se vive día a día. 

Tener un restaurante bueno, con altos estándares de calidad, no es fácil. Tampoco lo es hacerlo en un país que no es el tuyo de nacimiento (lo digo así porque luego eres de en dónde vives). Más difícil es hacerlo cuando el país vive una crisis económica "del caballo."

Pues bien, mi amigo emprendió y montó su restaurante en Valencia, junto con su pareja (ole a los dos). Lo que más me alegra de todo esto, es que el cariño, la responsabilidad y dedicación siempre da sus frutos. Cómo bien comenta mi amigo Jean, ha costado y le sigue costando, pero le alegra ver el restaurante lleno y la gente feliz.

En un año de apertura, ya tienen un certificado de excelencia que le ha brindado TripAdvisor, que es el portal más grande en el mundo de opiniones y recomendaciones, además de un grupo asiduo de comensales satisfechos, mayoritariamente Valencianos.

Nada de esto se ha dado gratis: dificultades, empezar de cero, arriesgarse, tirarse a la "piscina" sin saber del todo si el agua es suficiente...Los tienen bien puestos el y su pareja, y por ello les admiro.

El Commo Restaurante será mi destino principal cuando vaya a Valencia por varios motivos, entre ellos culinarios, pero los principales será el visitar junto a mi familia uno de los mejores (por no decir el mejor) restaurante peruano en Valencia (basta con ver la tira de comentarios en su perfil de Facebook y TripAdvisor) y a un amigo que he recuperado después de tantos años.

Me he hecho un hincha de ellos (¿se me nota?), pero lo menos que se puede esperar de un amigo, es alegrarse del éxito del otro. ¡Que sigan los éxitos!


Comentarios

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…