Ir al contenido principal

La comunicación como necesidad vital de toda organización


En toda mi experiencia profesional, me he topado con diferentes grupos de personas, de diferentes culturas, edades, países, ideologías y credos. En todos ellos un factor determinante para el buen desenvolvimiento y consecución de objetivos  ha sido la correcta comunicación.

Aunque parezca un tema trillado, es más importante de lo que creemos. Una mala comunicación, puede generar la destrucción de un grupo, el no llegar a objetivos, un mal clima en general.

Está infravalorada la comunicación, pero es tan fundamental como la vida misma de cualquier organización humana de éxito.

No todos tenemos la habilidad de comunicar. Pero se puede aprender. Para ello hay que tener en cuenta lo siguiente:

1. Hay que asumir la responsabilidad de querer aprender. Nadie puede hacerlo por nosotros.
2. Comprender que la comunicación es una disciplina global, que abarca diferentes partes y componentes...no obstante quien comunica eres tú y no unas técnicas aisladas o unos métodos "fáciles".
3. Entender que no existen buenos remedios, sino buenos diagnósticos.
4. Comprender que no existen fórmulas milagrosas, sino la práctica constante (quien haga deporte o practique algún instrumento musical lo podrá entender más).
5. Perder el miedo al error. El error es una parte del proceso de aprendizaje y privarnos de él es privarnos del aprendizaje. Hay que analizar la raíz del miedo y entenderlo para poder superarlo.
6.  La comprensión real surge cuando la teoría se comprueba en la experiencia. Por tanto, cualquier técnica o sugerencia podrá ser entendida si la llevas a la práctica y aprendes de los errores y haces un buen diagnóstico.

Por tanto, entenderemos que la comunicación es una necesidad, y que a su vez debe trabajarse desde el individuo, con conciencia y perseverancia. 

"Si las personas no funcionan, no intentes arreglarlas...arregla el proceso" (Edwwards Deming)

Comentarios

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".