Ir al contenido principal

La importancia del "ser" para la felicidad


El drama actual del mundo, es que se le da más importancia al "hacer" que al "ser". No importan si podemos estar trabajando toda nuestra vida para pagarnos un sueldo mísero, o trabajar en tu propia empresa, viviendo para ello pero sin disfrutar de la vida propia, de la familia, de los hijos.

Lamentablemnete si no somos capaces de rebelarnos contra esa imposición externa, lamentaremos el no haber sido lo suficientemente capaces de dar prioridad a la propia existencia, a la razón de ser personal, íntima, individual.

Si no somos capaces de encontrar ese sentido, ese gusto por la vida, podemos caer en la depresión y actitud neurótica que también nos retrata el relato de "Il Paiachi":

"Doctor - dice el paciente al psicólogo- Mi vida no tiene sentido. Nada me entusiasma y no encuentro sentido a la vida. Veo todo gris, sin esperanza. El mundo, con toda su violencia y salvajismo, no me hace más atractivo el vivir. La vida es oscura... no me apetece seguir viviendo.

Veamos - responde el doctor - Tiene usted mucha suerte. En el pueblo nos visita un hombre que hará que usted sonría. Este hombre es capaz de quitar las penas, las preocupaciones y el dolor. Es un ser excepcional, increíble. Su nombre es "Il Paiachi". Tiene que ir a verlo.

El paciente le responde al psicólogo con una mirada de dolor y de desolación. Luego le añade: Doctor... yo soy Il Paiachi."

A veces, la solución está en uno mismo...pero requiere un gran esfuerzo personal.




Compartir

Comentarios

  1. Hola, me parece muy interesante tu entrada y el mensaje transmitido. Creo que lo que actualmente se está transmitiendo es que todo pasa por crisis financieras y que es más probable que colapse el sistema financiero que llegue un apocalipsis, entonces de esa manera los intereses se superponen y hasta son reemplazados por lo más importantes que son justamente el hecho de dedicarnos, llana y simplemente a vivir nuestra vida como seres.

    Alguna vez me he puesto pensar, ¿Qué son los problemas? ¿Laborales, deudas, falta de dinero, no poder comprarnos un televisor, no poder irme de vacaciones?
    No, no son un problema, no nos hacen falta ni son necesarias o fundamentales para nuestra existencia.
    Te felicito por la entrada, me has hecho reflexionar.

    ResponderEliminar
  2. nos neurotisan desde el dia en que nacemos,a nuestra natural y definida actitud de disfrutar de la vida y ser felices,siempre nos anteponen los demas toda excusa para que nos postergemos,la autodestruccion y el neurotismo,empieza cuando devaluamos nuestro yo intimo,y sobrevaloramos el de alguien mas,es una cuestion de jamas dejarse invadir por nadie ni con ninguna excusa por mas que la consideremos atendible,la experiencia es que quien se interesa por nosotros en verdad nos respeta y no interfiere en nuestra natural determinacion de ser felices,por el contrario nos estimula con acciones determinadas a que pongamos todo en este fin,lo demas es ruido molesto e inutil.

    ResponderEliminar
  3. Adrián y Xoan: Gracias por comentar. Sólo añadir que es importante identificar los problemas reales...los internos. Y no hablamos de problemas "psicológicos" como ya comunmente los conocemos, sino las "taras" emocionales y mentales que arrastramos desde la infancia. Hecho esto, empieza el gran trabajo por ser... un verdadero trabajo.

    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  4. Que contradición para el pobre paciente...la alegría y las respuestas estaban en él...

    bss

    ResponderEliminar
  5. Cuantos payasos hay en el mundo que finjen ser felices, hacen la vida fácil a los demás pero por dentro están terriblemente tristes y deprimidos.
    La respuesta está en uno mismo pero en este mundo extraño es difícil encontrar aquel objetivo que nos lleva a no caer en el desánimo.

    ResponderEliminar
  6. Krishnamurti habla del temor. Vivimos en una sociedad donde todo se considera un problema desde pequeños ( resuelve esto lo otro, estudia este examen este otro) nadie se pregunta porque o para que.
    El único sentido es la respiración. El aqui y ahora.
    Darse cuenta es el principio del cambio.

    ResponderEliminar
  7. Hola César,

    Muy cierto el esfuerzo está en uno mismo y muchas veces es dificil, pero al final uno siempre encuentra.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".