martes, 24 de agosto de 2010

Ayudar sin ayudar


A veces es difícil entender que a veces debemos tener paciencia con los procesos de la vida.

Cuando era "más joven" (que aún lo soy), me rodeaba de muchas personas que de alguna manera confiaban en mí y compartían sus duras situaciones de vida. En un momento determinado me veía "colapsado" porque no me daba abasto para ayudar a mis amigos, sacarles de sus problemas, darles solución a todos....

Lógicamente esto me llevó a un momento crítico en el que me tuve que replantear cosas en mi vida. Y es así como llegó este texto a mis manos:

"Un hombre encontró el capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder verla cuando saliera de él. Un día, vio que había un pequeño orificio, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir de capullo.

El hombre observó que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño orificio en el capullo, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado la lucha, pues aparentemente no progresaba en su intento. Semejaba que se había atascado. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del orificio del capullo para hacerlo más grande y de esta manera por fin la mariposa pudo salir.

Sin embargo, al salir, tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba. Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas... Nunca pudo llegar a volar."

Después de leerlo, tuve claro que cada uno debe pasar su proceso y a veces, tenemos que permitir que la persona a la que queremos ayudar, experimente su momento y así salga fortalecido. Desde luego, no es abandonar, es estar al lado animando y acompañando, pero no "quemando" su proceso.


martes, 17 de agosto de 2010

Alfonsina y el mar

Una canción preciosa.... hoy estoy especialmente contento y sensible...


viernes, 6 de agosto de 2010

Soñar despierto


Nos es fácil a veces darse un tiempo para uno mismo. El día a día, el trabajo, las responsabilidades pueden hacer que uno cree automatismos y olvide que el día es lo único que tenemos de real (sin mencionar que la vida es fugaz y no tenemos la certeza de saber hasta cuando nos la han "cedido").

Lo mejor de la vida lo encontramos precisamente en las pequeñas cosas que el día nos otorga. Una sonrisa, una palmada...detalles.

También es cierto que podemos ahogarnos en un "vaso de agua"...pensar que una palabra fuera de luegar, un detalle negativo, un mal recuerdo nos pueden estropear un momento o el día entero.

Creo que lo importante es estar despierto. Una vez escuche un ejemplo muy gráfico para entender mejor lo de estar DESPIERTO: Cuando estamos en el cine, nos podemos identificar tanto con lo que estamos viendo que podemos reir, llorar, sentirnos angustiados.... y nos estamos olvidando que sólo es una película, que detrás hay actores, efectos, y un director que quiere provocar emociones. En ese momento, nada de lo que ocurre es real, pero estamos allí...identificándonos con lo que ocurre, que en realidad es NADA.

Cuando un recuerdo nos invada, no olvidemos qué está ocurriendo realmente. A veces, cuando nos recreamos en los recuerdos, nos perdemos el presente, nos perdemos lo real.