miércoles, 31 de marzo de 2010

Segunda Virtud Cardinal: Esperanza

En el diccionario: Sustantivo femenino; tendencia del espíritu a considerar algo como probable; segunda de las virtudes teologales; expectativa; suposición; probabilidad.

En palabras de Jesús: Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida? Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? (San Mateo, 6 : 26-30)

Para los antiguos griegos: En uno de los mitos clásicos de la creación, uno de los dioses, furioso porque Prometeo había robado el fuego permitiendo la independencia de los hombres, envía a Pandora para que se case con Epimeteo, el hermano de Prometeo. Pandera trae consigo una caja que se le ha prohibido abrir. Sin embargo, al igual que ocurre con Eva en el mito cristiano, su curiosidad es más fuerte: levanta la tapa para ver qué hay dentro, y en este momento todos los males del mundo salen del interior y se extienden por la Tierra. Apenas una cosa permanece dentro: la Esperanza, única arma capaz de combatir los males liberados.

Las cuatro mayores esperanzas de la humanidad:

1] La llegada del Mesías (en el caso del cristianismo, el regreso de Cristo, y en el caso del islam y del judaísmo, la primera venida); 2] La cura del cáncer; 3] El descubrimiento de vida extraterrestre; 4] La paz universal (fuente: encuesta sobre los titulares más esperados, 1996).

Una historia real: Cuando tenía cinco años, Glenn Cunningham (1909-1988) sufrió serias quemaduras en las piernas y los médicos daban por imposible su recuperación. Todos creían que estaba condenado a pasar el resto de su vida en una silla de ruedas

Glenn Cunningham no quiso prestar oídos a lo que decían los doctores, y salió de la cama a la semana siguiente.

-Los médicos sólo conseguían ver mis piernas. No veían mi corazón. Ahora voy a correr más rápido que nadie.

En 1934, batió el record mundial de los 1.500 metros lisos con una marca de cuatro minutos y seis segundos. Se le hizo un homenaje como atleta del siglo en el Madison Square Garden.

En una historia hassídica (tradición judaica): Cuando finalizaron los cuarenta días del diluvio, Noé salió del arca. Descendió lleno de esperanza, encendió incienso, miró a su alrededor, y todo lo que vio fue destrucción y muerte. Noé se lamentó:

-Todopoderoso, si conocías el futuro, ¿por qué creaste al hombre? ¿Sólo para tener el placer de castigarlo?

Un perfume triple subió hasta el cielo: el incienso, el perfume de las lágrimas de Noé, y el aroma de sus acciones.

Entonces llegó la respuesta:

-Las oraciones de un hombre justo siempre son escuchadas. Voy a decirte por qué lo hice: para que entendieses tu obra. Tú y tus descendientes usaréis la esperanza, y estaréis siempre reconstruyendo un mundo que vino de la nada. De esta manera repartiremos el trabajo y las consecuencias: a partir de ahora los dos somos responsables.

Las cuatro mayores esperanzas del individuo:

1] encontrar el amor de la vida; 2] no tener problemas financieros; 3] gozar de buena salud; 4] ser inmortal (fuente: Libro de las Listas, de Irving Wallace, 1977).

Esperando ser recordado: El gran califa Alrum Al-Rachid decidió construir un palacio que dejase constancia de la grandeza de su reino. Al lado del terreno escogido, había una choza. Al-Rachid le pidió a su ministro que convenciese al dueño (un viejo tejedor) de que la vendiese para que pudiera ser demolida. El ministro lo intentó, pero no tuvo éxito. Una vez de vuelta en el palacio, alguien sugirió que simplemente expulsasen al viejo de allí.

-Eso no –dijo Al-Rachid-. Esta choza formará parte del legado que dejo a mi pueblo. Cuando vean el palacio, dirán: “Él fue grande”. Y cuando vean la choza, comentarán: “Él fue justo, porque respetó el deseo de los demás”.


"Paulo Coelho - Guerrero de la luz"

lunes, 29 de marzo de 2010

Cimas y valles personales


Un texto interesante:

"No siempre puedes controlar los acontecimientos externos. Pero puedes controlar tus Cimas y Valles personales, en función de lo que creas y de lo que hagas.

Para convertir un Valle en una Cima, necesitas cambiar una de estas dos cosas: lo que sucede o cómo te sientes con respecto a lo que sucede. El camino para salir del Valle aparece cuando decides ver las cosas de otra manera. Y el dolor vivido en un Valle puede hacerte tomar conciencia de una verdad que has estado ignorando.

Conviertes tu Valle en una Cima cuando encuentras y utilizas lo bueno que se esconde en el mal momento. Optar por creer en algo mejor, suele conducirte a un resultado mucho mejor.

La razón más frecuente para que abandones una Cima demasiado pronto es la arrogancia, disfrazada de confianza en ti mismo.

La razón más frecuente para que permanezcas en un Valle demasiado tiempo es el miedo, disfrazado de comodidad.

Para salir de un Valle analiza que has hecho para meterte en él y haz justo lo contrario. Habla menos y haz más. Sales antes de un Valle cuando consigues salir de ti mismo: en el trabajo, prestando más ayuda. Y en la vida, siendo más cariñoso.

Para permanecer más tiempo en una Cima: sé humilde y agradecido. Haz más de lo que te ha llevado hasta allí. Sigue haciendo que las cosas mejoren. Haz más por los demás. Economiza recursos para tus próximos Valles."

"Cimas y Valles" de Spencer Johnson

sábado, 27 de marzo de 2010

Sacerdotes pedófilos y la Iglesia


No es un secreto que en el seno de la Iglesia Católica ocurren cosas que no son "santas". Una cosa es que un cura no sea fiel a su "voto de castidad" (si es religioso) o su "castidad voluntaria" (diocesano) y tenga escondida una relación con alguna mujer, o simplemente que sea homosexual. En ambos casos no hay crimen, y quizá si se daña algo es la credibilidad de la iglesia, y en ese caso se puede matizar la gravedad del asunto.

Lo que ya es un crimen, es que a un ser, que se nos encomienda a los adultos, formar, orientar, proteger, sea vejado, marcado para toda la vida y la Iglesia se limite a ocultar estos casos (olvidando la frase de Cristo "la verdad os hará libres") y con el agravante, de argumentar "proteger la imagen de la Iglesia" (bueno para un asesor de imagen, pero nauseabundo).

Debo reconocer que cuando murió Juan Pablo II, la humanidad perdió un ser humano ejemplar, y la Iglesia Católica un pastor real. Recuerdo que en ese entonces yo estaba en el seminario y la verdad, no sonaban casos de este tipo entre las conversaciones nuestras (en este mundo se sabe mucho de muchos). Cuando nombraron al Cardenal Joseph Ratzinger, más de uno se miró y movió la cabeza. La imagen que habían cultivado en mi mis padres, los curas y monjas del colegio de "El Papa es el representante de Cristo en la tierra" se me desvaneció en el momento.

Es lamentable que la Iglesia a través del ahora Papa Benedicto XVI, haya ocultado casos de pederastía y no haya denunciado el delito. El caso del el del sacerdote ya fallecido Lawrence C. Murphy, de la archidiócesis de Milwaukee, acusado de abusar sexualmente de unos 200 menores entre 1950 y 1970 en una escuela para niños sordos del estado de Wisconsin, es uno de los más sangrantes, pues la Iglesia atendió la denuncia de los padres después de 20 años, cuando el cura estaba muy enfermo y aduciendo que no lo podían sancionar por su delicado estado de salud. Ver Víctimas de sacerdotes pederastas protestan frente al Vaticano

Frases como "entre más humanos nos vean, más nos van a apreciar" de Leopoldo González vocero de la Comisión del Episcopado Mexicano (CEM), en relación a la detención del sacerdote Rafael Muñiz López detenido en Xalapa, Veracruz por estar ligado a una banda de ciberpederastas, tampoco ayudan mucho a la Iglesia. Ver Somos curas pederastas, somos humanos

Los beneficios judiciales a los curas pederastas, también indignan. No sólo ya porque generalmente la Iglesia no toma partido, y no da una sentencia oficial (por tanto, en toda ley, el cura sigue ejerciendo de cura en la cárcel, en la que entró por pederasta). El caso de César Grassi, conocido sacerdote argentino, fundador de la Fundación Felices los niños, y que fue condenado a 15 años de prisión por "abuso y corrupción de menores". Entraba y salía las veces que quería a la Fundación, porque la sentencia no estaba "firme". Cuando el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº 1 de Morón dicto el fallo, el cura continuaba dando misa argumentando "que seguía siendo sacerdote con todas sus facultades". Los abogados de las víctimas podrían esperar hasta 2 años para encerrar a este sacerdote. Ver Beneficios judiciales para curas pedófilos

El último caso, del sacerdote español José Ángel Arregui, condenado en Chile a 2 años de prisión, por almacenar 2000 imágenes de pornografía infantil y 400 horas de contenido pedófilo, en las que algunos era productor y protagonista, cuando era profesor en colegios de Vitoria, Madrid y Vizcaya entre 1992 y 2005. El religioso, de 53 años, admitió que se sentía atraído por niños de rostros afeminados, que le producía «placer como desahogo sexual» ver las cintas y atribuyó esas graves desviaciones de su comportamiento a «la soledad y las carencias afectivas». Ver Chile condena a dos años a cura pederasta español

Llegado a este punto, no soy de los que quiere hacer leña del árbol caído. Nada tengo que decir en contra de estos sacerdotes, solo que la justicia les condene con severidad y sobre todo, pensando en que no hayan más víctimas; pero si denunciar que la Iglesia no está respondiendo ni moral ni cristianamente. Si no denuncia con severidad este tipo de violencia, si no toma partido, si minimiza estos actos, no hace más que "comulgar" con el agresor. La Iglesia no necesita proteger una imagen.... a Cristo no le importó su imagen, le importó la verdad.

La presunción de este tipo de actos deben ser seguidos con rigor, pues estamos hablando de niños, que confían de una manera distinta, con el corazón, en esos padres espirituales que terminan destruyendo sus vidas y sobre todo, sus almas.


domingo, 21 de marzo de 2010

Mitos, leyendas y verdad

"Prometeo encadenado"


Los mitos y leyendas fueron utilizados desde tiempos antiguos para transmitir historias, hechos o realidades, de una manera simbólica, "mágica" en muchos de los casos, que no tienen nada que ver con las razones de la ciencia moderna, historia o rama de la ciencia que mida con números, estadísticas o pruebas.

Incluso las "parábolas" tenían dicha función. Donde quizá las explicaciones eran complejas y el público oyente "sencillo", recurrir a figuras de la realidad, de lo cotidiano, fueron una buena fórmula para transmitir mensajes y enseñanzas con un transfondo profundo, en donde la razón suele naufragar a pesar de los esfuerzos que pueda hacer.

Recuerdo historias, "cuentos", fábulas y leyendas de infancia, y en ese momento colmaron mi curiosidad, dieron una explicación a mis preguntas y dudas. Desde luego, pase por el proceso en mi adolescencia y mi juventud de la "decepción" al descubrir que no eran "verdad".

Hoy, pienso distinto. Agradezco todas esas historias porque hoy me permiten entender, pero ya no desde mi curiosidad "científica", sino buscando desde una óptica profunda, esencial.... preguntándome ¿qué quisieron decir?¿qué enseñanza se esconde detrás?.

Por eso, creo hoy más que nunca, en tiempos de caos, desorientación y dudas, que debemos recurrir a la sabiduría antigua. Hay algo que no ha cambiado a través de los siglos: y es que el hombre sigue conservando las mismas miserias, a pesar de la ropa de marca y las costumbres más refinadas.