Ir al contenido principal

El chino y el arroz





Quiero empezar el año con esta historia, que una gran persona, Antonio, compartió conmigo:


"El chino y el arroz



Cuentan que había un hombre poniendo flores en la tumba de su difunta mujer cuando, de repente, vio que un hombre bajito, de ojos rasgados (un chino), ponía un plato de arroz en la tumba de al lado. El hombre, en tono de burla, se dirigió al chino y le dijo:


- Perdone señor, ¿de verdad cree que su muerto vendrá a comer arroz?.


El chino se quedó mirando fijamente a los ojos y en tono solemne, le respondió:


- Sí señor.... en el mismo momento en el que su muerto venga a oler sus flores...."



A veces olvidamos que todos somos diferentes, pensamos diferente, actuamos diferente. Y lamentablemente al juzgar, perdemos una energía valiosísima, perdemos la posibilidad de ser feliz, de aprender, de adquirir sabiduría.

Ante lo diferente, lo mejor es comprender, o aprender a comprender... y esto es, no juzgar, aceptar e intentar ponerse en el lugar del otro (empatía).

Como diría la Madre Teresa de Calcuta "Si juzgas a la gente, no te queda tiempo para amarla".

Pues eso.

Comentarios

  1. Buen cuento con buena moraleja: respeto.

    ResponderEliminar
  2. muy buena respuesta la del chino ya que en nuestra cultura también hay tradiciones que otras culturas pueden no entender... besos

    ResponderEliminar
  3. wow! cuanto tiempo y d nuevo por aqui =D

    me gusto mucho esa historia, por que justamente da el mensaje necesario, ni mas, ni menos.

    juzgar envenena el alma, nos hace pecar de sabios, de vanidad ante nuestra supuesta superioridad... y eso no es bueno ni para uno ni para el otro.

    me voy encantada despues de leerte, besos!

    ResponderEliminar
  4. Sally: El respeto es la base de una buena convivencia...Un saludo

    Esther: En todas las culturas hay cosas buenas de las que aprender..un abrazote.

    Soleil: Si...mucho tiempo...lo bueno es que no he claudicado. Este año será mejor. Un saludo amiga...

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tanto el chino poniendo arroz,como el que pone flores sabe que nadie del otro mundo vendrá a oler o a comer,pero lo que quieren demostrar es que se acuerdan de ellos ,y cada uno le lleva lo que le gusta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…