lunes, 11 de enero de 2010

El chino y el arroz





Quiero empezar el año con esta historia, que una gran persona, Antonio, compartió conmigo:


"El chino y el arroz



Cuentan que había un hombre poniendo flores en la tumba de su difunta mujer cuando, de repente, vio que un hombre bajito, de ojos rasgados (un chino), ponía un plato de arroz en la tumba de al lado. El hombre, en tono de burla, se dirigió al chino y le dijo:


- Perdone señor, ¿de verdad cree que su muerto vendrá a comer arroz?.


El chino se quedó mirando fijamente a los ojos y en tono solemne, le respondió:


- Sí señor.... en el mismo momento en el que su muerto venga a oler sus flores...."



A veces olvidamos que todos somos diferentes, pensamos diferente, actuamos diferente. Y lamentablemente al juzgar, perdemos una energía valiosísima, perdemos la posibilidad de ser feliz, de aprender, de adquirir sabiduría.

Ante lo diferente, lo mejor es comprender, o aprender a comprender... y esto es, no juzgar, aceptar e intentar ponerse en el lugar del otro (empatía).

Como diría la Madre Teresa de Calcuta "Si juzgas a la gente, no te queda tiempo para amarla".

Pues eso.

5 comentarios:

  1. Buen cuento con buena moraleja: respeto.

    ResponderEliminar
  2. muy buena respuesta la del chino ya que en nuestra cultura también hay tradiciones que otras culturas pueden no entender... besos

    ResponderEliminar
  3. wow! cuanto tiempo y d nuevo por aqui =D

    me gusto mucho esa historia, por que justamente da el mensaje necesario, ni mas, ni menos.

    juzgar envenena el alma, nos hace pecar de sabios, de vanidad ante nuestra supuesta superioridad... y eso no es bueno ni para uno ni para el otro.

    me voy encantada despues de leerte, besos!

    ResponderEliminar
  4. Sally: El respeto es la base de una buena convivencia...Un saludo

    Esther: En todas las culturas hay cosas buenas de las que aprender..un abrazote.

    Soleil: Si...mucho tiempo...lo bueno es que no he claudicado. Este año será mejor. Un saludo amiga...

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tanto el chino poniendo arroz,como el que pone flores sabe que nadie del otro mundo vendrá a oler o a comer,pero lo que quieren demostrar es que se acuerdan de ellos ,y cada uno le lleva lo que le gusta.

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!