sábado, 1 de agosto de 2009

La vocación de ser maestro


El ser maestro se lleva en la sangre, no cabe duda. La vocación se respira, se palpa, se siente. Da igual la materia.... lo que importa es el deseo que se tiene de que el "alumno" o "discípulo" aprenda. Así la paciencia brota automáticamente, pues cada segundo se recuerda que siempre hubo una primera vez, y siempre los comienzos se necesitan de comprensión.

Es inevitable sentir ese calor en el pecho al ver que colaboramos con otro ser, otra persona, ver que crece, se anima y evoluciona. Ese calor en el pecho al saber que hemos colaborado en ese proceso.

Hace tiempo que no experimentaba aquello. De esto hace ya casi 5 años, desde que dejé Lima a mis entrañables y muy queridos alumnos del Santísimo Nombre de Jesús.

Curiosamente, el curso que dicté era el de música, pero creo que más que conocimientos, recibieron algo más importante: la conciencia de saber que todo lleva un proceso, y que somos válidos aunque en un principio las cosas cuestan. Sí,... emprender nuevos proyectos, el desarrollar nuevas habilidades, cuestan..., pero si persistimos, logramos que la "música" salga de nosotros.

Hoy terminé un curso, en el que conocí a un grupo entrañable.... y no enseñé a tocar ningún instrumento musical. Era un curso de Ofimática, en donde un grupo de 15 personas adultas, deseaban aprender a utilizar el ordenador, ése era el instrumento.

Es curioso como un curso, que aparentemente puede ser frío y técnico, pueda ser una oportunidad para que la parte humana, la "música" como le llamo, se manifieste con libertad en medio de las personas.

No puedo describir lo que sentí hoy al final del curso. Quince días que han pasado como un soplo, pero lo suficiente como para que cada uno tenga ya un espacio en mi corazón.

Creo que lo que más recordaré es ver sus rostros de alegría en cada logro que alcanzaban…lo que para otros pueda ser algo insignificante, para otros es un aliciente. Precisamente la felicidad la encontramos en las pequeñas cosas.

No estoy triste, estoy alegre, y tengo la ligera intuición que les volveré a ver.

14 comentarios:

  1. Mi pareja se dedica a la educación. Qué pena que en las oposiciones se mida los conocimientos y nunca la vocación. Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola. Acabo de llegar a este sitio porque alguien llamado Chucho se sumó a los seguidores de mi blog. Parece que Chucho no tiene un blog. El asunto es que vi que Chucho es un seguidor de «El arte de vivir... y dejar vivir». Como no puedo dejarle un comentario a Chucho, voy a dejar uno aquí.

    Me gustó la entrada. Yo no soy maestro, pero me gusta enseñar. Cuando mis sobrinos estaban en el colegio, les ayudé muchas veces con sus estudios. Y me tomaba muy en serio ese trabajo. Y me gustaba. Y me sentía muy feliz cuando se sacaban buenas notas.

    Ahora recuerdo una película que vi hace muchos años. John Voight era el actor principal. Y trabajaba de maestro en el campo, enseñando a unos niños pobres. ¡Qué maestro! Un maestro maravilloso. Uno de esos maestros que sienten verdadera pasión por enseñar. ¡Cómo me gustaría ver de nuevo esa película! Me gustaría mucho.

    También recuerdo la película «Carrozas de fuego». Recuerdo que Ian Holm hacía de entrenador de un atleta que iba a competir en los juegos olímpicos de 1924. Ese entrenador, que era muy serio, muy responsable y muy inteligente, sentía una verdadera pasión por enseñar. Sí, un personaje maravilloso.

    Otro maestro inolvidable es el maestro de música de Chopin. Por desgracia, no recuerdo el nombre de la película donde conocí a ese maestro encantador. Wojciech Żywny fue el primer maestro de piano de Chopin. ¡Un gran maestro!

    También quisiera mencionar al maestro de las hermanas Polgar. Que fue nada menos que su padre, Laszlo Polgar. Ese hombre hizo un trabajo fenomenal con sus hijas. Un trabajo extraordinario. Me gustaría mucho leer su libro: «Cómo educar a un genio».

    ¿Y por qué no mencionar al padre de las hermanas Brontë? Patrick Brontë fue otro maestro digno de admiración. Sus hijas aprendieron muchísimo con él.

    Bueno, la lista es interminable. Podríamos seguir y seguir y seguir. Me ha gustado recordar a estos grandes maestros. Sí, fue muy agradable volver a pensar en ellos.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no puedo estár más de acuerdo contigo y creo que quien enseña aprende tanto o más de sus estudiantes...

    Es algo que yo también llevo en la sangre y que siempre me ha dejado solo satisfacciones y enriquecimiento interior.

    No hay duda de que es una de las cosas para las que hay que tener corazón ;)

    un abrzo inmenso..

    me alegro mucho de que hayas tenido esa oportunidad tan linda de dar algo de ti a los demás.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. César, eso se siente cuando hay verdadera vocación de enseñanza! Qué gratos momentos quedan en tu corazón.
    Justamente mi hija anda en esa disyuntiva vocacional, pues ella estudia química, pero enseña música a un grupo de niños en la parroquia, y allí es dónde haya la felicidad. Probablemente terminando su carrera de química haga alguna maestría en educación.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  5. es que enseñar tiene un pago espiritual, un convivir, un dar...

    a mi me encantaba ensenar en Peru tb, yo ensenaba a ninos y a señoras, siempre la pasaba genial =D

    yo ensenaba artesanias, wooo... que momentos! aunque no quiero tener la ensenanza de carrera, puede que si me las ingenie para ensenar manualidades de vez en cuando... eso siempre me llena.

    Saludos desde aqui =D

    ResponderEliminar
  6. Esta claro que quien tiene pasion por algo tiene vocacion, y suele gustar a los demas, porque el se gusta asi mismo haciendo su trabajo, sin embargo una persona que lo hace a disgusto no complace a nadie, puesto que no se complace a si mismo.

    Besitos de caramelo

    ResponderEliminar
  7. de casualidad te he encontrado, enhorabuena por tener esa vocación, ojala y los profesores de mi hija tuvieran una cuarta parte de esa vocación, me encanta tu blog y pienso seguirlo
    un saludo

    ResponderEliminar
  8. siempre he pensado que la tarea de un profesor es mucho más que enseñar, muchas veces ni lo saben, pero es un hecho:dejan un recuerdo imborrable, quien no se acuerda de los profesores que tuvo? sin embargo siempre he creido que para ellos es fácil olvidarse de ti, éramos tantos en clase...y éramos tantas clases...gracias por hacerme ver, esa visión del profesor, tan parecida a la del alumno: "el recuerdo puede ser mutuo"

    ResponderEliminar
  9. hola todos estos premios son para ti...beso http://ununiversodecosas.blogspot.com/2009/08/aqui-lluvia-de-premios.html

    ResponderEliminar
  10. Qué lindo.. vocación o como se le llame, creo que en este caso es dejarse llevar por el mejor de los instintos animales; el paternal, ayudar, proteger, enseñar, sin esperar nada a cambio. Satisfacer ese instinto es el calor en el pecho..
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola,

    Soy Pablo García, administrador de http://comoganardinerodesdecasa.es/.

    Me pongo en contacto con usted ya que he visitado su website y me ha parecido muy buena idea el poder Intercambiar Enlaces con su Website.

    Espero su respuesta en ericplatinum@hotmail.com,

    Muchas Gracias y Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  12. Clem: Gracias...las metáforas a veces nos ayudan a entender más que una descripción. Un abrazo.

    Alfonso: Creo que tenemos que hcer algo al respecto. Un abrazo amigo.

    Carlos: Gracias por todos tus ejemplos... es evidente que en el mundo, la educación debe ser vivida con vocación.

    Isis: Gracias....gracias por alegrarte..yo me alegro de tenerte como amiga.

    Soñadora: Quien enseña, es quien más aprende. Un abrazo a ti y a tu hija.

    Soleil: Es que lo lleva en la sangre...Un abrazo también a la distancia.

    Manzana de caramelo: Quien obra con vocación, se reaiza como humano. De acuerdo contigo. Un besote.

    Vida y milagros:Gracias..yo haré lo mismo.

    Leal: gracias a ti por tu visita.

    Adriana: Gracias!!!!!!!!!

    Noctiluca: Instinto..yo diría intuición, espíritu...esencia. Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  13. hola amigo, mi visita es para decirte que mi blog Meditaciones en el Mar Rojo cumplió su 1er aniversarío y te einvito a que recojas premios y regalos que quiero compartir contigo,abrazos de luz desde israel te desea , helen.

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!