Ir al contenido principal

Viernes de abstinencia

¡Qué tal penitencia!

Aún recuerdo a mi abuela diciendo : "Shuuuuuu...en viernes santo no se canta, ni se oye música", o "en viernes santo no se come carne...es pecado, te comes la carne de Jesús".

Anécdotas que de niño, se asume como parte de la vida, pero cuando uno es mayor, se cuestiona. Estando en la parroquia, empecé a cuestionarme este aspecto, pues quería encontrar el sentido real a estas costumbres. A lo que llegué es al menos a entender que el viernes santo, era un día para reflexionar sobre el sacrificio de Cristo, salvador de la humanidad a partir de este hecho.

Fue en el seminario que se cayeron muchas ideas adquiridas. Leí un artículo sobre la carne y el pescado de la Semana Santa, de un sacerdote Jesuita : "Cuando en la edad media era costumbre en la edad media comer carne, ligado a los placeres humanos, dejar de comerla era un acto de fortaleza, de voluntad, de abstinencia. El pescado, al no ser considerado "carne", era permitido". Tras consultarlo, y hablarlo con sacerdotes amigos, llegué a entender que el "ayuno" es un acto externo que transmite el control, el dominio de los instintos básicos, y por ende, una muestra de fuerte voluntad.

Llegué entender al fin, que ese viernes era una oportunidad para los que profesan la fe Católica, de ejercitar la voluntad. Cierto es que fortalecer la voluntad, es un hábito diario, y no una conquista de un día, pero bueno, cosas de eclesiásticos.

Hoy viernes, me he comido una chuleta de ternera, y no en acto de desafío ni rebeldía, sino porque, la carne no me gusta mucho, y es un sacrificio comérmela.

Os dejo un enlace muy interesante, para los más curiosos, del blog Pons Asinorum, uno de sus post sobre este tema: "Ayuno en la edad Media"(http://www.asinorum.com/blog/2008/02/el_ayuno_en_la_edad_media.html).

Buen viernes....

Comentarios

  1. entiendo el hecho, a mi me fascina la carne, y justo hoy mi madre me habia invitado a su casa, y pues planeaba hacer Asado! la llame ayer desesperada porque recorde que seria viernes santo, y ella cambiara a una comida sin carne, no sin antes decirme que Dios no necesita eso y no medira mi fe por eso, pero de todas formas insisti en que no me sentiria bien comiendo carne ese dia, porque es algo que me fascina, y se me hace agua la boxa de pensarlo, pero quiero hacer el sacrificio, aunque sea pequeño...

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que antes cuestionaba mucho el hecho de que no se podia escuchar mùsica o salir de la casa ese dia, hoy en dia procuro no salir, estar en casa tranquila y si, lo acepto no mido tanto mi fe cumpliendo al 100% pero trato de cierto modo de no faltar al respeto a la casa o a las costumbres de mi familia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Sabes que?

    que viva el marisco!!
    besitos

    ResponderEliminar
  4. Todo ese rollo me suena mas a imposición que a tradición. Lo mismo que el Ramadan para los musulmanes, los católicos deben de abstenerse de comer carne, tontería pura cuando hay gente que no tiene ni que comer.

    ResponderEliminar
  5. para mi una verdadera penitencia seria no probar algo dulce eso si seria un catigo, pero bueno cada quien vive su fe como desea, abrazos y felices pascuas

    ResponderEliminar
  6. hola amigo,llego hasta tu casa ya que el blog festeja hoy 20.000 visitas y te invita a que recojas los premios que hoy quiero compartir contigo y todos los bloggeros, un abrazo de luz Helen desde Israel.

    ResponderEliminar
  7. Besos muchos... siempre es bello pasar a leerte.


    buena semana.
    cariños.

    ResponderEliminar
  8. mi mamá es igualita, no se canta, no se baila, no se escucha musica, no te puede reir, no puedes limpiar, no puedes comer carne, no puedes gritar, no puedes decir lisuras y unas lista inmensa del NO SE PUEDE HACER.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".