Ir al contenido principal

La enfermedad del alma


Quiero compartir una frase del profesor Albert Schweitzer, médico y misionero, que recibió el premio Nobel de la Paz en 1952:


«Todos hemos oído hablar de una dolencia de África Central conocida como enfermedad del sueño. Lo que tenemos que saber es que existe una enfermedad muy similar que ataca al alma, y que es muy peligrosa, porque se desarrolla sin ser detectada. Al notar el menor síntoma de indiferencia y de falta de entusiasmo ante los demás, hay que hacer saltar las alarmas.


La única manera de prevenirse contra esta enfermedad es entender que el alma sufre, y mucho, cuando la obligamos a vivir superficialmente. Al alma le gustan las cosas bellas y profundas».


Y tú, ¿qué piensas?

Comentarios

  1. Tengo la suerte o la desgracia de sentir los sentires de las almas de mi alrededor...y tristemente, me doy cuenta que cada vez me encuentro más almas ciegas, mudas y rechazadas por sus propios dueños. Gracias por tu escrito, me hace sentir que no estoy sola. Almanoor.

    ResponderEliminar
  2. Esperemos que esa enfermedad tenga cura..., por cierto mañana a la tarde tendrás un premio en mi blog espero que te guste.. besitos

    ResponderEliminar
  3. Amigo: soy una persona sensible, me afecta lo bueno y lo malo, quizás a veces una dosis de indiferencia me vendría un poquito bien. Aunque estoy completamente de acuerdo contigo.
    descansa estos días
    bss

    ResponderEliminar
  4. Es interesante la etimología de la palabra "entusiasmo": en teos...

    Pues si no se tiene a "Dios", el alma sufre realmente...

    No importa la idea que tengamos de ese principio, que en nada se relaciona con los dogmas religiosos, sino que es mucho más simple y profundo...

    Esa parte espiritual que nos provee un soporte en medio de la tormenta, un oasis en medio del desierto, un lugar de encuentro con la magia, la divinidad, la grandeza del universo...

    para mí la indiferencia y la falta de entusiasmo, sí que son la enfermedad del alma..

    la enfermedad epidémica que aqueja a la actual humanidad..

    un abrazo..

    ResponderEliminar
  5. Hola Cesar, lamentablemente por éstos tiempos, ésa enfermedad es una de las más comunes. Hay mucho correr tras objetivos superficiales para llenar espacios que sólo puede cubrir el afecto, la calidéz, la ternura, el interés real por el otro. A veces siento que cada vez somos menos humanos.
    Saluditos!

    ResponderEliminar
  6. Yo no creo que las almas estén tan enfermas. Alguna habrá, pero creo que no. Sólo ocurre que tenemos un medio muy hostil para vivir. Nos confunden. Donde creemos que está Dios nos encontramos al diablo. Y viceversa. Nos quieren liar y por eso nos sentimos un poco desorientados. Pero todo pasará :) , como la gripe, estas cosas se curan pasándola :) Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Qué cierto y bello lo que dices, César. Bueno, como siempre, y muy sentido.
    Un abrazo, amigo.
    Rudy

    ResponderEliminar
  8. Hay que sentir, vibrar y vivir...
    aceptar y respetar.
    caminar, volar, seguir el camino que nos dicte nuestro propio sentido.. fluir eco de nuestras almas....


    besotes.

    ResponderEliminar
  9. Debemos cuidar y alimentar a nuestra alma con pensamientos positivos, pues es gracias a ella que vivimos y sentimos!
    Hay que tener alerta las alarmas.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  10. pues le temo mucho a esa enfermedad, por lo cual trato de recibir mis vacunas mensuales para protegerme, hasta el momento gracias a dios me he mantenido inmune, asi que tengo que aprobechar para contagiar a otras personas de "germenes" buenos! y asi pues de a pocos atacar esta terrible enfermedad que azota al mundo...

    ResponderEliminar
  11. ESA ENFEGMAEDAD SE CURA CON ALEGRIA Y DEDICACIÓN...HOLA CESAR...CUANTO TIEMPO NO? DEJAMOS DE COMENTARNOS SIN TAN SI QUIERA DECIRNOS ADIOS...ESPERO QUE TE VAYA BIEN QUE VEAS A TUS HIJAS REGULARMENTE Y EN FIN AQUI ESTAMOS OTRA VEZ..

    ResponderEliminar
  12. Cuando se te duerme el alma, es horrible, no tienes ganas de nada, y todo dá igual. El alma debe permanecer siempre despierta, para dejarnos ver la vida. Un beso

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, César! Paseándome por tu blog, me he detenido en esta entrada que rezuma la Sabiduría desde la simplicidad, desde la profundidad...

    Salud para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  14. maravillosa entrada, es un mal extendido en estos tiempos y en esta sociedad...

    Bss

    Bohemia

    ResponderEliminar
  15. Muy bella reflexión, ¿porque nos inducen a descuidar el alma?
    Yo me asusto cuando pierdo el entusiasmo, creo que la vida es un regalo inmenso que se nos ofrece cada dia, y cuando estoy triste veo que alguien me está engañando

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".