jueves, 8 de enero de 2009

Una noche vieja atípica, pero especial


No olvidaré esta noche vieja. El propósito de mi viaje a Cadiz tenía como principal motivación el pasar al menos un día con mis hijas si su madre me lo permitía. Pedí el 31 como día de vacaciones hasta el domingo 4 de enero.

Tomamos Noelia y yo el autobús en la estación de Méndez Alvaro y salimos a las 11 de la mañana. Del viaje, destacar que dormí más de la mitad del mismo, y que nos "tragamos" dos pelis, que por cierto, no escuchamos por el poco volumen que tenían.

Llovía. Las gotas pequeñas nos caían en el rostro mientras arrastrábamos nuestras maletas, acelerándo el paso buscando un taxi. Eran ya casi las 8 de la tarde. Dentro del taxi, le indiqué la dirección y el nombre del hotel a donde quería nos llevase. No tardó más de 10 minutos en dejarnos en la puerta. Dato para destacar : las calles lluviosas de Algeciras, se veían desiertas, y los comercios cerrados.

La habitación 505 del AC Algeciras nos daban la bienvenida. La habitación era genial, deseábamos darnos un baño y prepararnos para salir y buscar algún sitio para cenar y si se podía, celebrar la noche vieja, pese a lo cansado del viaje.

Ya listos, nos percatamos de la hora: 21:30. "Mala hora" me dije.... y es que era 31, los restaurantes cerrados, lo mismo que los bares y lo que era peor : ¡El comedor y cocina del hotel trabajaba ese día sólo hasta las 21:00!!!!!

"¿Qué hacemos?" me preguntó Noe. Vamos al centro, a ver si hay algún local abierto. Cogimos el paraguas y en la puerta del hotel dudábamos en salir pues un chaparrón caía frente a nosotros, no pasaban taxis ni tampoco peatones en toda la avenida que estaba al lado del mar.

"Vamos" me dijo y la verdad que la idea era genial...caminar en plena lluvia, buscando qué cenar, sin saber a donde llegaremos ni qué conoceremos. Luego de 10 minutos andando llegamos a un "locutorio" (local en donde se puede llamar al extranjero a precio más económico que la llamada local, en muchos casos) y estaba abierto. Vi que asomaban unas patatas fritas, refrescos (pepsis, sprite)... ya tendríamos qué comer.

Después de intercambiar unas palabras con la señora que nos atendía que era boliviana y llevaba 6 años viviendo en Algeciras, nos recomendó caminar unos cuantos metros más y encontraríamos un local de "Alimentación" de unos chinos... "¡Estupendo!" me dije, "que tenga un Feliz 2009" nos dijo la amable señora y nos dirigimos al "chino".

Desde luego...debímos comprar alli las patatas, pero bueno, ya estaban compradas y buscamos una botella de vino, pues a Noe le apetecía más que un "cava".

De regreso, en la acera, nos tomamos con un pequeño "caracolito" que se salvó de un pisotón felizmente... le tomamos una foto de recuerdo y lo dejé a un lado de la acera, en unas matas, para que no corra la suerte de la que se salvó por poco.

Ya en el hotel, fui a pedir un sacacorchos y un par de copas...cuando vi una escena que me abrió los ojos... un par de personas degustaban un "bufete" chino (por decirlo de otra forma) y recordé que los restaurantes chinos trabajan sin descanso y no celebran la noche vieja. Me acerqué a recepción y le pregunté si tenían el teléfono de alguno. La respuesta fue afirmativa, corrimos al ascensor y nuestras miradas se entrecruzaban acompañadas de una sonrisa... parecíamos un par de naufragos que habían visto un barco a lo lejos.

Lo demás lo abreviaré...después de la llamada y una simpática conversación con la telefonista del restaurante chino, recibimos en ¡la puerta de la habitación!!! a un señor con un chubasquero llevándonos la cena.

Debo decir que esa cena fue sensacional, a pesar de lo "simple" que podía parecer. Solos, con nuestra "mesa puesta" para los dos, con nuestras copas de vino, le daban un aire muy romántico. Encendimos la "tele" para estar en contacto con la celebración y las campanadas y nos dimos cuenta que no teníamos las uvas...

"¿Que te parece - le dije- si compensamos las uvas con doce besos?. Ella sonrío y asintió . Llegaron las doce, cumplimos lo acordado y fuimos acompañados por las bocinas de un barco que hizo las veces de campanadas.

El resto de la noche lo omitiré, pero basta con describir que fue una de las noches más hermosas y distintas de mi vida, y que calentito en la cama, aferrado a la mujer que amo, esperaba las horas para el encuentro con mis hijas (continuará).

35 comentarios:

  1. Hola César!
    Que alegría de tenerte de vuelta y ver que estas bien!
    Tu historia y tu relato me han parecido maravillosos! Es cierto fue una noche diferente, tal vez cansados, pero con un final más que feliz...^-^

    Siempre lo más sencillo nos entrega más satisfacción! y lo lindo también es que pudiste encontrarte con tus hijas! Que más se puede necesitar!

    a nosotros también nos han pasado muchas historias como estas cuando hemos viajado y al final terminan muy entretenidas!

    Un Beso Grande para ti y me alegra de tenerte de regreso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hermanito!
    Gracias por compartir esta bella experiencia; y me alegra mucho estar conversando contigo en este mismo momento. Espero pronto el relato de la visita a mis sobrinas hermosas. ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  3. César, que poco hace falta para ser felices no? A veces, en lo sencillo está lo mejor!
    La foto que has puesto es la misma vista del post anterior?
    Quedaré a la espera de la continuación de tu relato.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  4. Hola Muchachon... Veo que has tenido un excelente inicio de año para mi gusto.

    Precioso post, precioso...

    ResponderEliminar
  5. Pero que lindo texto.. lleno de vida de amor bello.. realmente una noche hermosa y encantadora.. ....en lo simple y cotidiano de ser feliz en compañia entregado a la ternura .... florecen destellos en tus letras.. un placer leerte lleno de alegria....

    besotes..

    ResponderEliminar
  6. Se pueden recordar muchos finales de año, aunque sean semejantes entre ellos, pero quizás se recuerdan más aquellos que son diferentes, como el que acabas de pasar.
    Qué socorridos y a la vez me sorprendes, lo cual no está nada mal. Me refiero a las uvas. A falta de pan…

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tu blog, la noche del 31, el lugar en definitiva lo hacen las personas, en cualquier sitio del mundo si estás bien acompañado los problemas son migajas del destino.
    Abrazos
    Ester-Colibrí

    ResponderEliminar
  8. Me gusta la idea de hacer cosas nuevas y esta te ha dado muchas satisfacciones!!!
    Que bello mi amigo!!!
    Ay y es cierto siempre hay un super chicno que nos salva verdad???
    Te lleno de luz mi querido amigo!!!
    Y nos estamos leyendo.. despues o cuando quieras...
    FELIZ REENCUENTRO CON TUS HIJAS!!!

    ResponderEliminar
  9. feliz reencuentro

    creo q has tenido la mejor nochevieja de todas...

    besitos

    ResponderEliminar
  10. César, tu relato se deja llevar, es ingenuo, simple, habla de amor, de compañerismo, de cómo saber disfrutar al máximo de las cosas más simples de la vida y hasta de convertir en disfrute las adversas. Saber que no es producto de tu imaginación le da ese toque de distinción que le faltaba. Espero su continuación.
    Un abrazo.
    Rudy

    ResponderEliminar
  11. a veces lo improvisado es lo q sale mejor... me gusta tu nochevieja...

    feliz año

    ResponderEliminar
  12. César, vaya fin de año tan estupendo que pasastes.

    Siempre he pensado que las cosas que no se preparan son las que mejor salen.

    Me alegro de que lo arreglárais tan bien.

    Oye, me gusta esa forma de celebrar las doce campanadas, igual la poneis de moda.

    Un beso y esperamos con ilusión la segunda parte!

    ResponderEliminar
  13. César, vaya fin de año tan estupendo que pasastes.

    Siempre he pensado que las cosas que no se preparan son las que mejor salen.

    Me alegro de que lo arreglárais tan bien.

    Oye, me gusta esa forma de celebrar las doce campanadas, igual la poneis de moda.

    Un beso y esperamos con ilusión la segunda parte!

    ResponderEliminar
  14. Al fin y al cabo las cosas pequeñas son las que de verdad llenan, solo hay que saber verlas y disfrutarlas.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola César, me ha encantado y conmovido tu historia. No había tenido la oportunidad de felicitarte por el nuevo año, así que lo hago ahora, aunque sea un poco tarde.
    Un abrazo enorme. y espero expectante tu segunda parte del relato.
    Rampi

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito y que romántico, de verdad. Perfecto trueque: doce besos por doce uvas. Ojalá hubiera excedente de besos.. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  17. Creo que han pasado una de las mejores fiestas. Pues cuentan con el detalle de " amarse" y lo demás ...es como fue. Intimo, bello, personal, amoroso, pleno.
    Saber que eres feliz, eso me hace feliz a mi también.
    Brindo porque lo sean. Caminen...escriban su historia, con vivencias como éstas, que son los tesoros ma bellos de la existencia.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Vaya día que tuvisteis Noe y tú !!!

    Lo que más me ha gustado de todo ha sido lo de los 12 besos y la bocina del barco.

    Venga un besito muy grande cielo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  19. Hola como estas?

    Si pasas por mi blog hay algo para vos…

    Saluditos

    ResponderEliminar
  20. Uno propone... y Dios dispone! que me dices?? ves? ni esperabas todo este regalo!!
    Vivir...es disfrutar todo lo que la vida nos brinda, con lluvia o sin ella, en año nuevo o en año viejo!!
    Pues te felicito César.. y por supuesto tbn a tu chica!!
    El año 2009 en amores.. vamos bien!!! ;-)

    Felicidades!

    Ali

    ResponderEliminar
  21. Solo quiero decirte qué fue,es y sera la mejor noche de toda mi vida......Una cena romantica,la bocina de un barco,caminata bajo la lluvia,amor que brotaba de todas partes,los doce besos,y el resto lo omito por que el terminar de la noche fue maravillosa...TE AMO

    ResponderEliminar
  22. Hola Cesar!...hermoso tu comienzo de año, es que cuando se disfruta con la persona amada no importa demasiado donde y cómo pues se siente maravilloso. Feliz año nuevo y feliz vida!!!

    ResponderEliminar
  23. vengo y me doy con tan lindo post...
    el otro año ojala me salga lo de los besos en lugar de las uvas :)

    ResponderEliminar
  24. Que original y que bonito, la verdad que estas cosas son las que marcan...

    A mi me encanta la comida china, a ver si este fin de semana convezco a Manzanito.

    Besitos de caramelo.

    ResponderEliminar
  25. Jo creo que me he perdido mucho, pero mucho mucho. Gracias es estupendo leerte

    ResponderEliminar
  26. Ante todo Feliz Año Cesar, me alegro que lo empezaras con tan buen pie...con tan buenos besos..., me alegro que seas feliz, no dejes nunca de serlo, es lo más importante. Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Que linda forma de decir adios al 1008 y dar bienvenida al 2009 con 12 besos, super tu post y todo lo mejor para ti y que viva el amor y si te enontraste con una boliviana te dara suerte jajajaja

    ResponderEliminar
  28. No me puedo creer mi despiste que no leyera yo esta entrada despues de tantos días.. perdonaa pero ando liada y no me entero de la mitad.

    me alegro que lo pasaras bien ese dia.

    besos

    ResponderEliminar
  29. cesar donde andas? se te echa de menos hombre...Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  30. Perdonan la ausencia, pero a veces, cuando estamos sumergidos en la vorágine de las situaciones y experiencias nuevas, lo primero que intentamos es cogernos, sujetarnos hasta encontrar la estabilidad. Intentaré continuar con el blog, se me hace cada vez más dificil, pero haré hasta lo imposible. Un abrazo a todos y prometo visitarles, me tome el tiempo que sea.

    Gracias por cada uno de vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  31. Estimado César:

    Muchas gracias por tu blog.

    Afectuosamente,

    Gonzalo

    http://osho-maestro.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  32. vaya noche! que bien que la hayas pasado en perfecta armonia con el mundo! es un buen inicio y un buen seguir! espero que hayas visto a tus hijas y que hayan gosado en familia =D

    un recontra feliz año nuevo! y muchas bendiciones!

    ResponderEliminar
  33. Ojalá todos los padres estuvieran dispuestos a hacer lo que tu para pasar la navidad con sus hijos.
    El carma te recompensa el amor con buenos momentos, momentos como el que describes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Hola César, paso a dejarte un saludo y desearte que todas las cosas te salgan bien!
    Ojalá puedas continuar con tu blog.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  35. Tranquilo te esperaremos con los brazos abiertos a que regreses...besitos

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!