jueves, 25 de diciembre de 2008

Te deseo Feliz Navidad


La Navidad invita a encontrarnos con esas fibras interiores, con esa parte que invita al sueño, al amor... pero también a algunos a la nostalgia por estar lejos de sus seres queridos ( de manera temporal y de manera permanente).

A ti, que vives tu "Navidad" particular, te deseo que en el fondo de tu corazón, la energía de ese "nuevo sol" al que nuestros antepasados adoraban, y que concebían como el estado más puro de conciencia en nosotros, brille.. y brille sin cesar, sin cansancio....

Cuando sientas que tu luz se debilita, no dudes en recurrir a los amigos que podamos compartir contigo nuestra energía vital, pues esa es la verdadera razón de nuestra existencia.

Un abrazo muy fuerte para ti.... ¡Feliz Navidad!!!!

martes, 23 de diciembre de 2008

Los sueños se pueden hacer realidad


Una de las experiencias de las que me siento feliz, es haber experimentado que los sueños se pueden hacer realidad, y que los proyectos se pueden cristalizar, si ponemos el corazón y sabemos compartir esa misma energía en equipo.

La comunidad de "La Era", era una población en la que habían unas 500 familias, en especie de "chavolas", viviendas rústicas sin los servicios básicos, en los cerros de Ñaña (Localidad en Lima - Perú). Ciertas zonas eran tan necesitadas que la gente tenía que andar mucho con cubos de agua para poder cocinar.

Esa Navidad queríamos hacer algo por nuestra comunidad, pero decidimos salir y apuntamos la mira en la Era. Nuestro objetivo: los niños. Es fácil a veces, soñar, desear, planificar... pero lo que es un reto, es trabajar para que el sueño se haga realidad.

Nos organizamos y lo primero que hicimos fue contactar con dicha comunidad, ofrecerle nuestro apoyo: habíamos pensado en un pequeño espectáculo infantil, hecho por nosotros, y repartición de juguetes, una taza de chocolate y "panetone" a un grupo de 200 niños. Se acogió el apoyo con agrado y no había marcha atrás.

La primera decepción que nos dimos fue cuando organizamos una recogida a domicilio de juguetes usados. No sabía si pensar que "usado" era sinónimo de "inservible", o "recolección de basura". Tuvimos que desechar muchos, y realizamos una labor de selección, limpieza y preparación de regalos. El contraste: mientras cinco personas nos entregaban lo que no les servía, una sola nos daba 5 juguetes nuevos. Seguimos adelante...

Nos encargamos luego de preparar las canciones de animación, juegos dinámicos, ... contactamos con músicos amigos, alquilamos un equipo de sonido, conseguimos narices de "clowns" para dar una imagen más lúdica.... organizamos la repartición ordenada de los juguetes... en fin.... nos organizamos en condiciones, le pusimos mucho cariño.

El día "D", fue increíble. Me ilusionaba ver como a cada persona que participaba, ya sea animando, repartiendo juguetes o recibiéndolos, sonreía y un brillo en los ojos les asomaba. No mencioné que en ese grupo también estaba mi madre, ayudando a la repartición de los juguetes y mi hermano Alan disfrazado de "Papa Noel". Al final Alan, que no era muy dado de las actividades de la parroquia, me contaba, lleno de emoción, cómo esa sonrisa de los niños al recibir los juguetes, eran lo mejor que había recibido en años...

Mi madre me contó lo que creo yo, le dio algo mágico a ese día: "Teníamos los 200 juguetes seleccionados y veíamos cómo la cantidad de niños aumentaba con el paso de las horas...temimos que no alcanzara...y precisamente ocurrió, se acabaron los juguetes y la última niña se acercó. No sabía que hacer, pero recordé que entre el grupo de juguetes había separado una muñeca pues le faltaba un ojo y decidí que no se iba a entregar. Preciosa- le dije - sólo tengo esta muñequita y le falta un ojito. La niña miró la muñeca, se me acercó, la cogió en sus brazos y la pegó en su pecho, como si fuera el juguete que esperaba en su vida....se me partía el corazón pero a la vez una emoción me inundaba".

Acabada la fiesta, nos tocó retirarnos, y era inevitable no irse con una sonrisa y un calor en el pecho, que era producto de la sonrisa que cada niño nos regaló ese día.... Sí...y pensar que todo surgió de manera espontánea, y "sólo" bastaba, ponerse manos a la obra.

Ten una hermosa fiesta de "Navidad" en la que el "nuevo sol", surja en tu corazón, y esa luz brille y alumbre toda la humanidad. Un abrazo, tu amigo por siempre, César.

martes, 16 de diciembre de 2008

La sonrisa



Sonríe ... sonríe......



¿sientes el efecto?
.....



Que tengas un buen día.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Tony Meléndez: No me digas que no se puede


Con grata sorpresa, me enteré que Tony Meléndez haría un concierto en Lima, Perú, el 16 de Diciembre de 2008... una sana envidia me recorrió el cuerpo, pues su vida es un ejemplo de que todo es posible, si queremos..y merece la pena verle y escucharle.

¿Quién es Tony Meléndez? Es un Nicaragüense que nació sin brazos debido a los estragos de un producto recetado por orden médica (Talidomida) a su madre durante el embarazo. Desde muy pequeño, aprendió, no sin mucho esfuerzo, a desenvolverse son sus extremidades inferiores, sobre todo, con los dedos de los pies. Entre aquellas cosas que soñaba, era cantar como su madre y tocar la guitarra como su padre.

Con esfuerzo, adecuando la afinanción de la guitarra para poder tocarla y mucha perseverancia, logró hacerlo, e incluso, tocó para Juan Pablo II en su visita a EEUU, frente a quien además de profesar una gran fe en quien el llama "mi Dios", dejó un mensaje esperanzador: todo es posible, si queremos...

Ante una pregunta que le hacen : "Tony: ¿Qué es un milagro?" él responde "Ver levantar una mano, para mí (voz entrecortada)... eso es un milagro".

Te dejo un vídeo, quizá lo hayas visto, pero no está demás recordarnos que podemos, que siempre podemos...


viernes, 12 de diciembre de 2008

Ver sin ver, oir sin oir




Me resulta apasionante, observar las reacciones humanas, a partir de la observación de mis propias reacciones. Ayer, sin ninguna causa aparente, me sentía un tanto denso. La verdad, no me agobiaba estar en ese estado, pues he aprendido a aceptar esos momentos y a atravesarlos siguiendo mi vida cotidiana sin ninguna modificación... Pero Noelia si notó en mí el estado, pues a pesar de todo, se transmite y le estaba afectando a ella...

Empecé la mañana sin mucha paciencia, y casi discutimos por una tontería. Se me ocurrió que a pesar de mi estado anímico podía darle una vuelta a la situación si tenía algún detalle con ella. Le envíe una postal electrónica, en la que le decía que le quiero mucho, me disculpaba por la actitud tomada y le explicaba como me sentía en general.

No tardó en responder, con un detalle similar, en este caso, ella también se disculpaba por no haberme entendido... caso cerrado, y la sonrisa en los dos volvía a aflorar.

Ya por la tarde, un poco más de lo mismo. Conversando, salta un tema que me incomoda, y me sumergí en mi mundo mental, contuve emociones para no reaccionar de mala manera, y se me notaba. Una "casi" discusión, y los dos con caras largas. No, algo no estaba bien....

Al rato ella sonreía y procuraba que la tensión desapareciese. Yo me di cuenta de su intención y puse de mi parte. Lo cierto es que cuando uno está denso, es dificil no transmitir a través de la mirada o las palabras ese estado...

Hablamos, nos entendimos, ambos, y después de un abrazo, caminamos juntos con dirección a la comisaría en donde tenía que recoger una documentación muy esperada por ella. Una vez gestionada la entrega de su documento, me alegré con ella, pero no estaba del todo a su lado. Pensaba en las gestiones que tenía yo que hacer, en aquellas cosas que ya estaba por resolver, mi mente iba a mil , deseaba terminar las cosas que sentía como pendientes, y aún sentía el efecto de las palabras que me incomodaron...

"Te noto extraño", me dijo. Le quedé mirando, profundamente. Ella, sonriente otra vez, y sentí un click interior. Le miré de otra forma: estaba ella hermosa como siempre, irradiando esa luz por sus ojos, ¡estaba a mi lado y no estaba aprovechando su compañía!... trabajo casi todo el día nos vemos tan poco y estos pocos momentos son los nuestros, y apesar de ello, le estaba dejando de lado por mis pensamientos, estaba alejandome de ella y alejándola de mí a la vez... En ese momento sentí como quien despierta de un letargo... sí ... pude verla, esta vez, la veía realmente.

"Lo siento, te estaba dejándo de lado" fue lo que le dije y me salía del alma. Nos abrazamos muy fuerte sin decir nada... no hacía falta. Fue en ese momento que me dí cuenta que somos muy vulnerables a desperdiciar el momento, el aquí y el ahora, a ver sin ver, a oir sin oir, ... a tener en frente la felicidad y no verla....

Tuve la sensación de despertar... aunque ya era de noche, y despertaba con una sonrisa...

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Me ha tocado esta vez, tener paciencia

Saber decir "no", es una muestra grande de madurez personal. Me costó mucho en mi primera juventud, entre los 17 y 23 años, aprender a decirlo. Y es que deseaba tanto caer bien a las personas, mostrarme servicial y bien intenciado, que al final ocurría todo lo contrario.

Y es que no se puede estar a la vez en todos los lugares, y no se puede caer bien a todos. En más de una ocasión me vi sumergido en situaciones en las que, había quedado en reuniones a las mismas horas y en distintos lugares, alejados entre sí. Era un desastre, creo que más de una persona se llevó una decepción conmigo.

Fue cuando aprendí a llevar "agenda" (suena algo "chulo" pero es la verdad, y desde joven) y aprendí que saber decir no, es tan bueno como decir ... incluso a veces hasta mejor, pues el "no" deja clara ante la persona la negativa y puede buscar alternativas, pero el "" ya crea una confianza a la que no se debe ni se puede fallar... hay que estar muy seguro.

Esta reflexión me vino a partir de uan experiencia un tanto decepcionante con una persona a la que estaba considerando un amigo. Y creo que aún no ha aprendido a decir que no... no sé si por impresionar, no sé si por timidez, o no sé si por orgullo, o qué más se me pueda ocurrir... Me doy cuenta que la edad no sirve (es mayor que yo) si no se han vivido las experiencias que lleven a darle el valor a la palabra, a saber decir "no" y "", en los momentos que se tienen que decir. Quizá no fue su intención, como me ocurría de joven, y ojalá pueda rectificar, que nunca es tarde.

Me ha tocado esta vez, tener paciencia.





viernes, 5 de diciembre de 2008

Si crees...



"Si crees que no se puede........ tienes razón,

si crees que se puede,........ tienes razón"

Henry Ford





jueves, 4 de diciembre de 2008

Les Luthiers : Perdónala


Esta mañana, gracias al post de Lau en su blog Sólo una mujer pude reir un poco. Y es que maestros del humor y la música hay pocos como Les Luthiers.

Tras un presentación de dos minutos y medio del denominado por ellos Bolérolo con nombre "Perdónala", que merece la pena escuchar (me he partido de risa..y eso va para los que sólo saben copiar), se escucha ya la canción cuya letra es una caricaturización de una relación que ha dejado de serlo. Con su siempre humor fino e inteligente, espero te arranquen alguna sonrisa (sé que será más de una).







martes, 2 de diciembre de 2008

Historias para pensar: Las estrellas de mar


Es casi imposible, con este tiempo, no caer víctima de un catarro. Pues este fin de semana me tocó y la verdad, me costó mucho leer vuestros generosos comentarios y más aún visitarles...me pondré al día en la semana, pues veo que siguen alimentando la blogosfera...como tiene que ser.

Aún así, me vino a la memoría, cosa que puedo plasmar ahora, una historia que me sirvió para entender que siempre vale la pena el esfuerzo por cambiar nuestro entorno, aunque nos parezca mínimo.

"Amaneció un día cualquiera, la playa llena de estrellas de mar varadas ...y todas ellas agonizando. Me impresionaba la cantidad de estrellas que el mar podía contener pues se me perdía la vista al ver tantas de esas criaturitas muriendo, sin opción a salvarse. Pensé que era una pena que no se pudiese hacer nada para salvarlas, y que la vida era muy injusta...me limité a pasear por la playa y ver como cada una de ellas perdía la vida. Me limitaba a verlas, triste...

A unos 500 metros, divisé una figura delgada, era un niño...veía que corría hacia el mar, regresaba, se agachaba, y volvía a regresar...le veía exitado y con prisa....al acercarme más, me di cuenta que lo que hacía era coger estrellas de mar y regresarlas de donde vinieron.

¿Qué haces, niño?
Le pregunté. ¡Estoy salvando a las estrellas de mar!, me respondió sin dejar de moverse... Le miré con pena, pues sabía que no podía salvarlas a todas. Niño..(le dije con tristeza)..no podrás salvar a todas... El niño se detuvo. Se agachó, cogió una estrella de mar, la levantó y me gritó: pero ésta ¡ésta! sí se salvará...."

"Sólo en la oscuridad, se puede notar la luz...aunque sea de una sola vela...."