miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ver con mis propios ojos

Cuando alguna vez he comentado que estuve en el Seminario, nunca ha faltado la pregunta ¿Por qué te saliste?. Creo que da morbo el saber cuales fueron los motivos tanto para entrar, pero más aquellos que motivaron la salida.

No, lo mío no fue ninguna experiencia traumática de la que muchas películas podrían nutrir sus guiones...no. Lo mío fue una crisis interior la que motivó la decisión última para salir.

Una de las cosas que me marcó, fue cuando me tocó visitar una parroquia en una zona marginal en Lima, y ver a uno de los sacerdotes anciano, solo y desatendido. Me vi en él, me entró un terror el imaginar que ese podría ser mi destino. Acostumbrado a estar rodeado de gente, me costó mucho asimilar esa imagen.

Otro motivo, era que en mi interior luchaba mucho con el tema de la castidad, y aunque se hablaba sin ninguna censura sobre este tema, al contrario, siempre de manera natural, era una realidad que me daba mucho trabajo. Hacer ejercicios, evitar ciertas imágenes y películas, evitar ciertas miradas cuando estaba en la calle...era llevadero, pero a la vez era origen de mis más grandes temores. No quería llegar a tener los 8 años de formación para decir que no me consagraba. Me resistía a pensar que "perdería" ese tiempo si descubría que no era lo mío.

Por otra parte me sentía ablandado...no me veía dirigiendo una comunidad, no me veía capaz de "buscarme la vida" pidiendo limosna para la parroquia...y me sentía así porque tenía todo: estudios, comida, cama, comodidades...frente al contraste de aquellos jóvenes que conocía y que luchaban a diario, estudiando y trabajando para ser "alguien". Esas realidades chocaban en mi interior y resonaban muy fuerte.

El "Qué dirán" era una de las peguntas que en un momento, cuando meditaba el salir, me saltó a la cabeza. En mi "pueblo" me conocían y reconocían. Dirán que fracasé, dirán que fui un cobarde, dirán que fui un blando y no pude. Me dije: ese es un buen motivo para salir y enfrentarlo con la cabeza alta.

Los estudios, la comida, todo, todo cuanto recibía, era pagado por gente que generosamente daba donaciones para nuestra formación. No me resultaba honesto quedarme, terminar la carrera de filosofía y teología, sabiendo que no me iba a ordenar, intuyendo que quizá no era lo mío. Era más fácil decir quedarme que salir....preferí salir.

¿Qué me he llevado de la experiencia del Seminario? Me he llevado mucho. Un bagaje espiritual, que no necesariamente es doctrinal. Es un bagaje de vida, de superar pérdidas, de ser fuerte, de luchar, de ver más allá de lo acostumbrado y experimentar realidades que no puedo negar... También aprendí que un cura y una monja son personas y se equivocan, y que también sienten, tienen temores, traumas, complejos... y que si son verdaderamente consecuentes, transmiten amor verdadero.

Hoy, a casi 10 años de haber dejado esa que era mi casa, me doy cuenta que acerté en salir, pues me equivocado mucho aprendiendo a vivir y llevo muchas "cicatrices de combate"... gracias a todo ello, tengo la dicha y el privilegio de ver la vida con mis propios ojos.

19 comentarios:

  1. hicistes lo correcto...porque siempre es correcto hacerle caso al corazon...
    no era tu camino...asi de simple...
    sabes?...mi primo paso por una situacion identica....
    ademas solo le faltaba un año para acabar.....
    hoy es feliz...marido y padre y un trabajador con suerte........
    estoy segura de que tu tambien t encontrars o te has encontrado con ella......
    un saludo ...encantada de leerte

    ResponderEliminar
  2. Bien dicen que hay que escuchar al yo interno porque de otro modo ni a la fuerza.


    Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Pienso que es un error aislar a un hombre o mujer de su condición sexual natural, la iglesia no va de la mano con la evolución y seguirá perdiendo posibles eslabones.

    Lo importante es que te sientas bien con lo que eres y sobre todo con libertad de decidir.


    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de tu decisión. Siempre será la correcta.
    Yo estuve en el seminario, pero sólo duré una tarde.
    Me imagino muy bien todo lo que has podido vivir allí.
    Que no es malo, todo, no. Pero si no es tu sitio, lo mejor es salir.
    Cuánta gente vive amargada, y amargando a los que están a su alrededor, por no haber salido a tiempo. O nunca.

    ResponderEliminar
  5. Si tu sientes q hiciste lo correcto? pues adelante!!!....
    Si tu sientes q eres feliz???
    pues sigue gozando de esa felicidad!!! Q ya muchos quisieran tener,,,,,Tener la valentia de escuchar al YO interior, de enfrentar la vida de pensar en uno mismo y q gracias a tus"CICATRICES DE COMBATE"puedas decir q acertastes....
    Saludos***

    ResponderEliminar
  6. Bueno, uno debe aprender de sus errores, pero también es verdad es que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.
    Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
  7. Creo que fuistes muy valiente al dar ese paso. De lo que no hay duda, por cómo escribes de ello, es de que acertastes con tu decisión.
    Siempre es dura luchar contra la corriente y contr la gente que te quiere y piensa que vas a llegar hasta un punto.
    Pero siempre hay que hacerle caso al corazón.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  8. César, amor, ¿qué quieres que yo te diga?: hiciste lo que decidiste y punto, no hay más; correcta o no fue tu propia decisión y es lo único importante.

    De todas formas, hace mucho tiempo que me peleé con dios y todas las religiones, así que...

    Mil besos; aunque no esté sigo contigo.

    ResponderEliminar
  9. Maravillosa historia y me alegra que lo hayas descubirto en en el momento preciso, me imagino que es dificil, pero si sentias que no era para ti, ya era una señal.
    Lo cierto es que lo que se aprende, es maravilloso, ves la vida con otros ojos y te enseñan a vivir de una forma más sencilla.
    La vida espiritual es maravillosa y eso te queda como parte de una gran herencia.
    Gracias por compartir esta maravillosa historia!

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pensares, recuerdos.. caminos, tenemos el don de poder elegir nuestros pasos, modificarlos, cambiarlos, seguirlos, cuando queramos... lo importante es hacer lo que nos dicta el corazon, y estar tranquilos con uno mismo.


    besotes gracias por compartir.
    cariños.

    ResponderEliminar
  11. ¡Buenos días!
    Me alegro que hayas compartido esta vivencia, de las diversas situaciones que nos encontramos en nuestra vida, es lo que nos ayuda a ir madurando, aunque claro soy de las que piensa que nunca en la vida se es lo suficiente maduro o madura, ya que a diario la vida nos enseña, me alegra que decidieras salir, estar entre nosotros, compartiendo y viendo la vida con esos tus ojos,igual que yo la veo desde mi mirada.
    Un abrazote enorme.

    ResponderEliminar
  12. Cesar que increible post el que nos relatos yo tb le tengo mucha consideracion a la gente de la tercera edad, te dejo un regalito en mi blog, perdon pro la ausencia pero ando con mucho trabajo, abrazos

    ResponderEliminar
  13. Valiente decisión la tuya César, y tomada a tiempo, aunque creo que nunca es tarde.
    Lo que dices de las monjas y los curas, es cierto, son seres humanos al igual que todos nosotros, con sentimientos, cualidades y defectos, temores y valores.
    Como alguna vez te comenté mi hijo es seminarista y cuando manifestó su vocación le di todo mi apoyo, pero siempre dejé claro que si algún día siente que ese no es su camino, puede dar marcha atrás, que no se debe sentir obligado, ni creer que será mal visto, simplemente significará que Dios tiene otro camino para él.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  14. Para mí las decisiones más duras de la vida son aquellas en las que vas contra el mundo. Cuando dejas de mirar alrededor y te fijas en tus pies sobre el suelo. Cuando empiezas a verlo todo en primera persona, a vivir tu vida y no la que parece ser la apropiada.

    Es de valientes decidir vivir de acuerdo con nosotros mismos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. César, amor, mientras en el mundo exista alguien como tú, mi reino no morirá, estará lleno de tu magia y de tu sinceridad; jamás olvidaré tus palabras ni a ti; también sé dónde encontarte... y vendré a verte, te lo prometo.

    A pesar de la frialdad de la pantalla de un ordenador, me llega tu calor y te quiero por ello.

    Un millón de besos!!!!

    ResponderEliminar
  16. Fire: Gracias por tu visita, siempre me alegra que pases por aquí. Definitivamente creo que acerté, pues no considero haberme estancado en mi crecimiento personal...he arriesgado más de lo que hubiese arriesgado estando dentro. No te equivocas, a pesar de las dificultades, me siento un hombre con "suerte". Besos y regresa cuando quieras.

    Meg: Tenemos tantos "yoes" internos que a veces nos confundimos. Creo que el "real" es aquel que nos habla desde la conciencia y nos invita a actuar con amor, justicia y criterio. Besos.

    Esperanza: De acuerdo que puede ser un error aislar, pero ten en cuenta que quien entra (al menos hoy en día) lo hace conciente de lo que deja de lado. Otra cosa es vivir el día a día y para eso se pasa por una formación para discernir. Y si mi niña, me siento feliz conmigo, con errores y aciertos. Besototototes.

    Alfonso: Comparto contigo el hehco de ser capaz de salir cuando es debido, para ser consecuente con tu propia vocación, tu propia opción de vida. Una pena que haya gente amargada por llevar una vida que no es la suya. Un abrazo.

    Anónimo: Gracias por tus palabras. A veces uno tiene siempre palabras para los demás, y es reconfortante que otras las tengan con nosotros. Un abrazo... Gracias otra vez.

    Rampi: Creo que cuando tropieza con la misma piedra, es porque no ha aprendido la lección. Tardamos más que los animales. Un saludo.

    Gabi: Gracias. Una vez me dijeron que ser valiente no es no tener nunca miedo, sino, tenerlo pero enfrentarlo. Besos.

    Reina: Esas peleas son normales cuando hay cierta confianza. Lo que no se puede, es pelearse con su propia esencia....pero a pesar de ello, sigue siendo una opción personal. Regresa las veces que quieras. Besos millll...

    Joana: Gracias a ti por tu comentario. La vida espiritual es tan importante como la del cuerpo físico y no están separadas. Se afectan incluso. El problema es que muchas veces crece más lento ( y aveces no crece) que el cuerpo. Un beso.

    Cynthia: Así es..poder llegar a la cama, con la conciencia limpia, y con la satisfacción de sentir que sigues tu camino, tu propio camino. Un besote.

    Ruth: ¡Gracias!!! Me alegra que te haya gustado, y agradezco tu cariño en las palabras que me profieres. Un beso amiga..

    Maria cristina: perdóname también por la asuencia, aún no sé como me es posible escribir en esta semana con tantas actividades. Gracias por el regalito. Ya lo luzco. Un besote

    Soñadora: El amor de los padres y el apoyo emocional es muy importante cuando uno toma el camino del "retroceso" en estas situaciones. Felizmente, Dios no es propiedad privada, y esta para todos. Besos.

    Luna: Gracias...así me iré creyendo que soy valiente. Un beso enorme y otra vez gracias...

    Reina: Reina, preciosa, creo que la vida congrega a aquellos que tienen almas afines, y nos da la oportunidad de apreciarlas, disfrutarlas y quererlas por lo que son. Gracias por tus hermosas palabras y no me canso de decir, que vengas cuando quieras. Besos

    ResponderEliminar
  17. Conozco varias personas q dejaron el seminario, pero sus motivos básicamente fueron xq se enamoraron, tu caso es distinto y pues me asombra. Sucede q vivo al costado de una congregación de misioneros, son de diversos países, y he visto cada caso...
    A veces uno se equivoca, si, de hecho, pero si ves q no es lo tuyo, xq engañarse, hay chicos q solo están xq les pagan los estudios y luego se van y se casan, claro está cuando ya tienen una profesión...q mal, no...
    En fin...

    ResponderEliminar
  18. La vida es un aprender constante, pero también es una lucha incesacente e inclemente. Hay que seguir luchando aún cuando el sentido común te diga que ya no lo hagas.

    Para ser cura hay que ser muy valiente y estar muy conciente de todo lo que ello implica, entre otras cosas, ser ejemplo para los demás.

    Hay algunos que sienten el llamado y lo atienden. Otros que se hacen los locos y no contestan, actuando igual que Dios cuando hace oídos sordos a nuestros llamados.

    En general, cuando uno se lanza a vivir hay cosas que sabe que nunca volverán y espera que todo lo que está por venir sea mejor que lo que tuvo.

    Un abrazo,

    Gustavo Mayta Anselmi

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!