miércoles, 17 de septiembre de 2008

En tan sólo unos minutos


A mi madre le sorprende que guarde en mi memoria hechos que ocurrieron cuando tenía hasta 1 año de edad. No he tenido experiencias terribles, pero los recuerdos están acompañados siempre de un evento peculiar.


Recuerdo que mi tía Nancy se casaba con su novio, Manuel (q.p.d) , eran jóvenes, no sé si 24 o 25 años. Lo que si recuerdo que era pequeño, unos 4 años aproximadamente, y era quien llevaría los anillos en la boda.


Salímos una mañana al centro de Lima, a buscar el traje para mí, y ver ellos alguna "cosa" interesante para la ocasión.


Recuerdo que mi tía, fue a buscar por un lado unas prendas y me quedé solo con mi tío. Entramos a un puesto y me atrajo de la cristalería las ropas de niño, pero sobre todo una especie de muñeco de cocodrilo con rasgos antropomórficos...un "muñeco curioso" me decía y se lo quise comentar a mi tío:


-Mira tío el cocodril....


No estaba. En ese momento vi que en su lugar estaba un hombre de barba y que en definitiva no era él. Me sentí sorprendido, caí en la cuenta que estaba solo y que algo debía hacer..buscarles por ejemplo.


Di dos pasos saliendo de la puerta y escucho mi nombre : "¡César!!!!". Aún recuerdo su rostro y sus brazos abiertos preparados para el abrazo. Angustía, alegría, alivio...me acerqué a él y me apreté fuerte a él. En seguida llegó mi tía que estaba en mi búsqueda. No comprendí nada sólo que mi tío había estado afuera del puesto de ropa esperándome angustiado.


Con el pasar de los años perdí contacto con ellos, se fueron a vivir a las afueras y si nos vimos 3 veces más hasta mis 26 años, creo que fue mucho. A pesar ello siempre estaban presentes para nuestra familia en nuestros recuerdos.


Cuando logré ver a mi tía después de años, ella ya hablaba con un hombre y no un adolescente de 12 años. Yo tendría unos 27 y recuerdo la pregunta:


-¿Recuerdas cuando me perdí, en el centro comercial?.


- Cómo no lo voy a recordar...nos diste ¡ el susto de nuestras vidas!!


-¿Puedes creer que hasta ahora no entiendo bien lo que pasó?


-Pues tu tío me contó, que entró contigo a la tienda. Preguntó por un par de cosas y salió pensando que estabas con él. Cuando se dió cuenta que no estabas, en seguida fue a buscarme, hablamos con los de seguridad..iban a cerrar el centro, yo empecé abuscarte en la planta baja y él en la segunda, preguntábamos a cada persona que pasaba si habían visto aun niño pequeño y nada..... Cuando decidió regresar a donde estuvo por última vez, te vió, saliendo de la tienda. Recuerdo que discutimos esa tarde pues le achacaba a él la culpa de que te extraviaras... a mí se me iba el alma. ¿Qué le diría a tus padres?¿Se me perdió?. Hay hijo, vaya susto nos diste...


Luego seguimos hablando de más cosas, nos reímos mucho....lo cierto es que aún me sorprende todo lo que puede ocurrir en unos minutos en la cabeza de un niño....y un adulto.

12 comentarios:

  1. Seguramente estarías pensando en fantasías. Los niños son muy inquietos y te moverías sin darte cuenta. Además, tan pequeño sería difícil verte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola, caí de carambola en tu blog y está muy simpático, te felicito.
    Menudo susto le debes haber dado a tus tíos, me puedo imaginar sus caras de angustía y tu tranquilidad y madurez pensando "debería buscarlos?" jajaja.
    Saludos de una compatriota,

    ResponderEliminar
  3. menos mal que no tardaron nada en encontrarte, que miedo dan esas cosas

    besos

    ResponderEliminar
  4. Cuando somos crios somos super inquietos, nos quedamos como "tontos" mirando cosas que no hemos visto hasta ese momento...
    Es curioso recordar eventos puntuales, a mi tambien me pasa... Pero no los tengo tan claros como tu.
    Un besito y cuidate.

    ResponderEliminar
  5. y quien no guarda montones de recuerdos y anecdotas de su infancia..?
    la mia fue una epoca muy feliz...
    siempre lo digo..
    Gracias por compartir con nosotros este trocito tan tierno de tu vida...
    un saludo¡¡
    :-)

    ResponderEliminar
  6. Es curioso, yo también recuerdo cosas de muy pequeña y hasta el día de hoy conservo la buena memoria, espero que me dure...bss

    ResponderEliminar
  7. Soboro: Mi infancia era una fantasía constante. Pero no, no me moví, estaba en el mismo sitio todo el tiempo. Y desde luego, el ser pequeño le despistó. Besos.

    Soñadora: Me alegra que el "azahar" me haya brindado la oportunidad de tu visita. Sí que les di un susto. Otro abrazo para ti, compatriota.

    Ariadna: Sí...la verdad es que a veces digo que hubiese pasado si no me encontraban. Ya un susto he pasado con mi hija mayor...sé qué se siente.

    Ainhoa: Es verdad, los "pekes" son inquietos, y que bueno que sean así. Recordar la infancia es un gran regalo, me hace entender cosas del presente. Besos.

    Fire: gracias a ti por el detalle de tu visita y tus apreciadas palabras. Regresa cuando quieras.

    Bohemia: Me he dado cuenta que ese tipo de memoria es un privilegio...aprovéchalo al máximo. Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Hola César es incleible, antes de ayer comiendo en casa de mis padres, recordé la primera vez q viajé en tren Barcelona zaragoza, mi madre dice q nopuedo recordarlo
    Empecé a darle datos, tendría 3 años yo
    Se quedaron atónitos, cómopodia recordarlo??
    Esa y otras muchas cosas recuerdo, dicen q conforme avanzas en la vida los recuerdos de la infancia se multiplican
    kisses

    ResponderEliminar
  9. Jaja yo también tengo algun recuerdo suelto de cuando era muy pequeño.

    En el recuerdo mas antiguo estoy en el sofá de mi antiguo piso, con el pijama y tomándome un biberón calentito. Estaba tan agusto que mi cerebro decidió guardarlo o algo parecido. A veces incluso dudo si ese momento lo vivi realmente o solo lo soñé.

    Como es mi primer recuerdo "oficial" le guardo un especial cariño.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Sintaxax: Mientras más recordemos, más concientes seremos de lo que somos ahora. Me alegra que hayas recordado ese pasaje de tu vida. Besotes.

    Michel: ese recuerdo sí que es genial...el biberón caliente era lo máximo!!!! También lo recuerdo con sumo placer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es angustioso..., una vez vi a una madre joven buscar a su hijo en un centro comercial y no puedo olvidar la expresión de su cara; el niño estaba escondido entre unas ropas.

    El mío un día desapareció con su bici y durante aquel rato (que debió ser muy corto) pero a mí me pareció eterno, creí morirme de la angustia,... Admás siempre piensas en lo peor y el pobre sólo había ido abuscar una flor bonita para mí!!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Reina: Sé lo angustioso que es ahora. Una vez se perdió mi niña, y se me iba la vida. Es una experiencia muy dura.

    Besotes

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!