martes, 19 de agosto de 2008

Tres historias para pensar - I PARTE

Cuando las cosas se ponen difíciles, y cuando todo al rededor parece negativo, la gente lo ve todo gris y no sabe más que desanimar, recuerdo tres breves historias....alli va la primera:

"Las dos Ranas"



Cuentan por allí que dos ranitas cayeron en lo hondo de un pozo. Las demás ranas que estaban en la superficie, gritaban espantadas "¡Pobres!!! Ya nos les queda nada que hacer!!!", "¡Estarán muertas en breve!!!", "¡Desdichadas hermanas ranitas!!!"...



Ambas ranas, en el fondo, oían el griterio, y escuchaban con claridad "No se esfuercen, no podrán salir" o "Dejen de gastar esfuerzos....resignesen a su destino". Ambas, a pesar de ello se esforzaban, pero una comenzó a ceder, se le veía poco animosa y le decía a la otra que deje de esforzarse, que iban a morir.



La otra rana, seguía empeñada en salir, y no bajaba los brazos. El momento fatal llegó. La ranita que dejó de luchar, murió ahogada..mientras la otra seguía saltando. Las demás gritaban "¡Estás loca!!! ¡¡Tanto esfuerzo para nada!!! ¡Morirás también!!!....



Hasta que ocurrió lo inesperado..la ranita pudo salir, y las demás asombradas, comenzaron a aplaudir y acercarse a ella a abrazarla....No faltó por allí una rana que le preguntó a la otra -"¿Por qué crees que la ranita siguió saltando y nunca abandonó?" - "Pues pensaría que le estaban animando" -"¿cómo?", preguntó enseguida, y la otra contestó : "Es que es SORDA".


Pdta: No pienso escribir la moraleja, pues considero que es mejor que cada uno saque sus propias conclusiones...

11 comentarios:

  1. Hola César

    Pues bueno, pienso que de esta historia la rana pensaba que era sorda, porque la gran mayoría de la gente se deja llevar por las demás en los momentos de inseguridad. No entiende que su compañera tenga ganas de superación.

    Esa es mi conclusión jejejeje a lo mejor me he liado demasiado :-p

    Besotes

    Ali

    ResponderEliminar
  2. Hola Ali:

    Siempre que quieras puedes poner lo que pienses y sientas pues no soy dueño de la verdad. Lo importante es que saques algo para tu vida. En relación a la historia, a veces es preferible ser sordo en algunos momentos de nuestras vidas...Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, no conocía esta historia, pero me ha hecho pensar. Es francamente interesante.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Bien hallado César, me alegro reencontrarte. Ya dicen aquello de que a palabras necias oidos sordos y creo que eso hizo, uno ha de tener muy claros sus objetivos y luchar por ellos, nadie lo hará por tí si tú no lo haces. Besos

    ResponderEliminar
  5. Sommer, me alegra que te haya gustado la historia y que haya calado en ti...mañana una más...

    Adnama, más alegre estoy yo del reencuentro. Soy de la idea de luchar incansablemente por nuestras metas, aunque todo sea adverso, pues lo peor que puede pasar es que no consigamos lo que buscamos....si dejamos de luchar, hemos perdido toda opción de victoria. Otros besos para ti.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que más que ser sordo lo mejor es tener un oído selectivo para saber distinguir lo que de verdad está siendo dicho para tu bien y lo que no. Evidentemente para conseguir eso hay que tener un amplio conocimiento de la naturaleza humana y de las personas que tienes a tu alrededor, solo así podrás escuchar lo que debes aunque se corre el riesgo de escuchar lo que se quiere escuchar y no lo que realmente debes escuchar. Al final creo que lo más acertado es hacer caso al corazón, a la cabeza y al instinto, suelen ser buenos consejeros.

    ResponderEliminar
  7. Yo no creo que la ranita se salvara por ser sorda y pensaba que la animaban, sino que se salvó porque sencillamente quería vivir. Creo que todos, de un modo u otro, nos salvamos diariamente.

    Un besote enorme, Cesar.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo con lo que comentas Bego. El ser sordo del todo impide también escuchar lo bueno. Ser selectivo es la mejor opción, siempre y cuando tú mismo elijas siendo lo más honesto con uno mismo. Besos...

    ResponderEliminar
  9. Así es Lamendalarenda. Todos nos salvamos diariamente un poco, al margen o no que nos animen o desanimen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tenemos dos opciones: estar de mal humor o estar de bueno; ver lo positivo o lo negativo...; un mal día lo tenemos cualquiera, pero yo me que do con los buenos, con mis sueños, con lo imposible, porque si no lo intentas...

    Es mejor seguir saltando y vivir; en mi línea, que le voy a hacer; la cabeza en las nubes...

    Besitos, César

    ResponderEliminar
  11. Así es Reina, las dos opciones siempre las tenemos. Y yo como tú, también en mi línea, con la cabeza en las nubes...Besotes para ti.

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!