martes, 26 de agosto de 2008

¿Quién cree en fantasmas?

Imagen de unos cerros en Santa Clara, similar en aspecto al que describo en las siguientes líneas.
Era de noche, casi las 9:30 y ya todo estaba oscuro. Recuerdo que la casa que mis padres habían echo construir no estaba terminada, nos iluminábamos con velas en casa mientras en esos días se terminaba la instalación eléctrica. En la falda del cerro, nuestra casa y la de mi tío eran las únicas en 200 metros cuadrados y a nuestras espaldas teníamos a disposición un terreno árido y ascendente de mas de 2 km de distancia....nos lo había concedido el Ministerio de Agricultura para ir "verdeando" la zona progresivamente con plantas ( mayoritariamente cactus).


En sudamérica las historias de fantasmas o personajes nocturnos son muy frecuentes y los cerros se prestan para una y mil fantasias. Desde luego, más de una noche me encontré solo, sentado en una piedra enorme esperando las tan ansiadas "presencias". Nada. Una noche más contemplando las estrellas y regresar a casa sin novedad.


Una noche, me dirigí al servicio para saciar mis "necesidades impostergables". Sentado podía oir ladrar a los perros (teníamos 6). Escuché luego la voz de mi hermano Alan (con 9 años aprox), mi padre y mi tío. No entendía muy bien pero hablaban casi gritando. Yo, ignorante de lo ocurría, salí aliviado del cuarto de baño, muy tranquilo y me dirigí al patio a ver qué había ocurrido. Todo estaba muy oscuro y sólo podía ver unas luces de linterna que subían lentamente por el cerro, se detenían y retornaban. Era una noche sin luna.


-¿Qué ocurrió? - pregunté.


Nadie quizo contestar, pero mi hermano estaba muy nervioso.


-¡Entra a casa! - dijo mi padre - ¡ No hay nada que ver ni saber!.


Seguía sin entender. Entre a casa y pregunté a mi hermano:


- Alan , ¿qué pasó?.

- En el terreno posterior de la casa, ese que está inclinado y es a la vez una subida al cerro, caminaba una mujer envuelta en unos trajes oscuros y se tapaba el rostro.

- ¿Quién era?

-No lo sabemos. Mi papá, mi tío Teo y yo le gritábamos preguntándole quien era, y no contestaba. Yo le tiré piedras pero no reaccionaba ni se quejaba

-¿Y?

-Comenzó a subir al cerro, iba muy rápido como si conociera el camino, no llevaba ninguna linterna, pero iba rápido...nosotros comenzamos a seguirla pero era imposible alcanzarle, a pesar de contar con linternas, nos ganaba en velocidad.

- ¿Y qué hacían los perros?

- No hacían más que ladrar, con el pelo del lomo erizado, y no se alejaban de nuestro lado. Mi papá dijo que era mejor que no le sigamos más, y regresamos.


Todo esto me resultó muy extraño. Me acerqué a la habitación de la abuela y le comenté del alboroto. Ella contestó con voz firme y segura:


-Era "La Viuda".

-¿La quién, abuela?

-Cuentan que una mujer que perdió a su marido por causas que nadie conoce, vaga por los cerros atrayendo hombres a seguirla. Cuando están cerca de ella, muestra su verdadero rostro, un rostro de muerte...ninguno vuelve a ser el mismo luego de verla.


Escuchaba a la abuela y no podía creer lo que contaba. Por otro lado, lo que ocurrió afuera no tenía explicación lógica. Conozco el camino que siguió la mujer y para seguirlo de día tienes que estar atento pues no es un camino uniforme, y te puedes dar una buena si pisas en falso. De noche, es imposible sin una linterna....De este suceso han pasado 18 años y lo único que lamento, es haber tenido que haber entrado al baño esa noche.


12 comentarios:

  1. Hola
    te devuelvo la visita y de antemano agradezco tus palabras.

    ¿Fantasmas? Ummm algún día escribiré sobre ello... Pues hay fantasmas de carne y hueso... pero me supongo que no te refieres a esos... De los otros... mira, a mi me pasa mucho una cosa que yo llamo "oir visiones"... y cuando las oigo pienso: ale... otro fantasma que anda por aquí... pero no veo... sólo escucho.... uuuhhhh

    interesante post...

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Escalofriante ... hace pensar aunque yo no soy muy creyente de esas cosas ... tampoco las ignoro, supongo que necesitaría alguna prueba de que existen igual que lo necesito para creer cualquier otra cosa pero como dicen en Galicia ... haberlas, hailas.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. De nada Cris, en todo caso agradezco me hayas devuelto la visita. Siempre he sido abierto a todo lo mágico, lo no explicable. Curiosamente he encontrado en las cosas cotidianas, lo extraordinario...en tanto a fantasmas..ya contaré más cositas.

    Bego...no hay cuando coincidamos para el café. Para creer hace falta voluntad de, y en estas cosas, definitivamente,se sobrepasa la voluntad de querer creer...pero de estar están. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo detecto presencias, sitios donde noto que ha ocurrido algo, pero lo que cuentas, me suena más a leyenda como la de la mujer de la curva, que a la aparición de un espectro. El miedo colectivo nos hace sentir muchas cosas :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Alfonso. Creo en gente que tiene esa sensibilidad para percibir cosas, porque les conozco de primera mano. Y es cierto que el miedo colectivo crea incluso realidades sorprendentes. Pero curiosamente, tras la "leyenda", hay un hecho que sigo sin entender a pesar de los años...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno. No soy demasiado propenso a creer en los fantasmas, pero sí a lo que se oculta tras las leyendas.
    Gracias por tu visita y tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Respecto a los fantasmas se dice algo parecido a lo de las brujas, no creo en ellas pero de que vuelan, vuelan...

    Yo he visto algunos pero son historias que es mejor contarlas al calor de una buena fogata y un trago en la mano por lo que pueda suceder...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ybris, sé que mucha gente no se plantea el tema de creer o no en lo que conocemos como "fantasmas". Yo el primero, nunca he visto ninguno...pero cosas extrañas si que he percibido. Las leyendas encierran mucha sabiduría...en eso concordamos. Un abrazo.

    Querida Borrasca, efectivamente, hay historias que acompañadas por una fogata las hacen más interesantes. ¡Gracias por tu visita!!

    ResponderEliminar
  9. mmm.. historia de escalofrios!!
    En la Argentina decimos "no creo en las brujas pero que las hay, las hay"
    Leve variante..
    Agregar? Cómo no! gracias por firmar mi blog.. Yo tambien te agrego..
    Muchos saludos!!!

    ResponderEliminar
  10. yo creo que si existen, un dia me quede a dormir en la casa de una tia, me desperte y prendi la luz, al momento de retirarme de la habitación apague la luz y deje la puerta entre abierta...abre dado unos 8 pasos y recorde que habia olvidado mi movil encima de la cama, al momento de voltear vi la luz encencida que se apago al segundo, yo me quede inmobil y baje rapidamente las escaleras gritandoo TIAAA TIAAA (si lo se, demasiado miedosa)
    Asi que creo que existen ese tipo de cosas :(..hay ya me dio miedo!! jaa

    ResponderEliminar
  11. Noctiluca, esa frase sobre las brujas podríamos sintetizarla en : "Hay realidades que existen, creas o no". Gracias por la visita.

    Milagritos....nada que temer...alguna vez mi abuela me dijo :"Si tienes que temer, tenle más miedo a los vivos que a los muertos..." Muy sabia la viejita. Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Creo en los fantasmas, siempre creí.

    ¡Cómo me gusta esta historia! Es fascinante.

    Un besito. Ya he vuelto a mi casa y pronto volverá también la rutina invernal, aunque aún nos queda el otoño, que me encanta.

    Otro beso

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!