Ir al contenido principal

"La vida es como una caja de bombones...."

Me atrevo a tomar esta "famosa" frase de una película entrañable "Forrest Gump", para profundizar la verdad que esconde...Y es que la vida no deja de ser apasionante, si nos abrimos a aceptar lo que nos ofrece, con amor y gratitud.

No todo es fácil, es verdad, pero allí está lo que le da el "sabor" al vivir. Quien quiera llevar una monotonía la puede llevar... quien quiera llevar una vida de lamentaciones, lo puede hacer... quien quiera llevar una vida atenta y de aprendizaje constante no tiene mejor manera de experimentarlo que vivir el día al cien por cien...
Pues sí, puedes coger un bombón con licor por dentro, trufa, caramelo, dulce de leche....no siempre sabes que lleva por dentro, y la única forma de saberlo, es "probándolo"...(o leyendo la descripción previa, privándonos del momento de experimentarlo).

La vida tiene para todos los gustos: el que quiere probar, el que prefiere la descripción, el que prefiere no probar e ignorar...lo más importante es, que por dentro, no neguemos qué queremos de verdad... y repetando siempre a los que son distintos, respetemos quienes somos verdaderamente.
Un abrazo...y disfruta tu "bombón".

Comentarios

  1. Gracias bombón, muy buen consejo. Es fantastico admitir que la vida es así porque realmente lo es, nunca sabes lo que te toca hasta que te decides a probarlo, a experimentar el sabor, no te puedes quedar en leer solo el menú, creo que es peor arrepentirse despues de no habernos permitido la opción de probarlo. Y además has de aceptar la diversidad, eso nos hace grandes. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. El bombón prefiero probarlo..., si lees la descripción sabes si te gusta lo que vas encontrar, pero pierde toda la gracia.

    Claro que también acepto al que prefiere leer el manual de instrucciones. Son formas distintas de vivir la vida...

    Como dicen "los Nacha": cada uno su razón...

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Así es Adnama. Aceptar la diversidad es aceptarnos a nosotros mismos, que sabemos no siempre somos los mismos, y que estamos en constante transformación, en un constante rehacernos...la grandeza está en sabernos seres humanos y ver así al resto...

    Y Reina, gracias por tu visita, y sí, soy también el que prefiere probarlos...gracias a ello, he tenido mis "sinsabores", pero una gran enseñanza en la vida, y el derecho de sentirme libre, de sentirme a mí mismo sin ningún arrepentimiento. Amo mis errores porque gracias a ellos sigo creciendo, y me recuerdan que me queda mucho por aprender. Un beso a ambas.

    ResponderEliminar
  4. Prefiero sufrir a la monotonía; la rutina me mata...

    Habrá que probar el bombón; igual la sorpresa es seductora.

    Como siempre, un placer. Un beso, César.

    Ana

    ResponderEliminar
  5. No me sorprende tu elección Ana, pues es una elección muy propia de quienes nos sentimos vivos...Otro beso para ti.

    ResponderEliminar
  6. Hola, encanta de pasar por aquí

    Respecto a tu post... te diré que yo me quedo con toda la caja. Con los bombones de chocolate blanco, negro, de licor e incluso con los más "sosos".

    Porque en la vida, cada sentimiento tiene su momento y su lugar.

    Un beso

    Ali

    ResponderEliminar
  7. Excelente frase y mejor aún la película...
    Soy de las que busco el bombón que prefiero o me gusta, pero me guío por el color del empaque o la forma, así casi nunca acierto, gracias a eso he probado unos bombones deliciosísimos!!!

    Me encantó leerte y seguiré pasando de cuando en cuando.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Ali, el quedarte con toda la caja te permite, efectivamente, disfrutar de cada uno en un momento concreto, en un momento específico, es verdad...uno para cada instante.

    Borrasca...yo también los he probado...son los mejores, espero tu visita cuando quieras. Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  9. La vida es una caja de bombones y en el camino muchos de esos bombones se llaman amigos, los que conoces cuando los pruebas.. O estás en momento de pruebas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".