Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2008

El mal de amores, el ser uno y una que otra insensatez

Aunque el tiempo pasa, hay cosas que permanecen, pues el ser humano en esencia, sigue siendo el mismo. El "mal de amor" traducido en "estado emocional en la que se encuentra una persona que ha sufrido una desilución amorosa", es tan antiguo y tan actual.
Lo curioso, es que todos atravesamos ese estado en algún momento de nuestras vidas, y cuando sucede, es como si hubiese estallado algo dentro de nosotros que afecta a nuestro sentido común, voluntad, y nuestro centro emocional.Parece que se muriese en vida, parece que algo se desgarra por dentro. Es una sensación que nos invita a bajar los brazos, a dejarnos llevar por los ríos de la desolación, de la tristeza, del vacío existencial...Es bueno tenerlo en cuenta, pues cuando llega nos sobrepasa y es difícil ser consciente que nos encontramos en este estado. Nos hablan, nos animan, nos dicen que la vida tiene "más para darnos", que "hay muchas personas en el mundo"...pero todo da igual, como digo,…

Efecto mariposa...

Hace mucho entendí que nuestra presencia en el mundo, más que casual tiene ciertos misterios que prefiero no desvelar del todo. Me refiero cómo una palabra, una frase, puede destruir una vida o darle una luz de esperanza.

No considero que mi vida sea mejor que ninguna otra, pero soy consciente que nuestras vidas pueden ser más útiles de lo que creemos. Hoy recordé que sí importa estar bien, sí importa que deseemos que otros están bien, sí importa obrar buscando el bien...aunque nos sintamos en la más misera oscuridad.

Me gratificó que Kelly aprovechara una frase que dejé suelta en mi Hi5 (página en donde se comparten fotos, videos, etc, parecida al Myspace o al Facebook). La frase dice : "El amor es la fuerza que te hace olvidarte de ti , para luego recordarte quién eres de verdad."

Cada cual puede llevarla a su terreno, a su vida para observarla, rumiarla, sentirla....al fin y al cabo, es una expresión del alma y cada alma tiene sus propias necedidades.

Si logró sonreir, si log…

Sonia

Le conocí en el avión. Su sonrisa se fue dibujando conforme los minutos transcurrían antes que el avión se elevara con dirección a Lima.

Sonia, asi se llama, iba a ver a su familia que no veía tampoco, desde hacía tres años. Esas 12 horas de vuelo fueron suficiente para conocer aspectos de nuestras vidas: personales, familiares, afectivas...Claro está que antes de llegar a nuestro destino, intercambiamos números para continuar "cultivando" esa linda relación incipiente de amistad.

Nos llamamos un par de veces, ya en Madrid, y como siempre, yo no colgaba el teléfono sin antes esbozar una sonrisa.

Hoy me despertó con una llamada y me invitó a comer. La verdad es que acepté de buen agrado, primero, porque me apetecía verla, y segundo, estos días he pasado demasiado encerrado en mi mundo y ya era hora de abrirme a la vida nuevamente.

El restaurante, con ese toque casero, fue inmejorable. Me presentó a Marleny,( esposa del dueño del local, y quien nos acompañó un momento en la sobrem…