Ir al contenido principal

El tiempo, ese implacable amigo


Es curioso cuando te das cuenta que el tiempo pasa, sin ningún tipo de consideración a uno mismo. Tiene su propio ritmo, su propia personalidad, impone siempre, pero siempre, su última palabra...es cuando él diga.

Un ejemplo curioso: escuchaba con mis hermanos, cuando estaba en Lima en este viaje, algunas canciones que deseaba llevarme a casa (mi casa en Madrid), y que hacia 4 años que no escuchaba. Mi hermano Alan atinó al decir, no sin reirse: "Oye, parece que has salido de una cámara del tiempo. Estas canciones ya no se escuchan desde hace 4 años!!!!...."

Me sentí realmente así, fuera de tiempo. Mi familia ha crecido: ya no son "sólo" mis hermanos, son Alan, su mujer y su niña; Pedro (mi primo, que es mi hermano de toda la vida y del que no he hablado, pero lo haré) con su mujer, mis tíos con sus hijos pequeños, mi prima casada así que conocí a su esposo..¡Diosss! ¡Cuantas cosas pueden pasar en 4 años!!!

Ni siquiera los lugares se escapan del tiempo. Algunos más desgatados, otros renovados como si con su remozamiento quisiera demostrar que se resisten a envejecer, es curioso, como le pasa a muchas personas que conozco.

Aún así, hay cosas que no cambian. El amor de los padres, de la familia, de los verdaderos amigos...La sensación más intensa fue cuando recorrí las calles de mi barrio de adolescencia. Las calles vacías, respirando un clima de calma...y soledad. No podía creer que estaba pisando esa tierra que muchas veces me sintió pasar, ya sea cuando me dirigía a los ensayos de coro o cuando iba a ver a mis amigos o a mi novia....esas calles silentes, pero espectantes a cual sería mi reacción siguiente, segundo a segundo, paso a paso. No, no había cambiado ese barrio...había cambiado mi forma de verlo, de sentirlo, y por que no decirlo..también la de las otras personas que siguen viviendo allí.

El tiempo, es implacable, pero amigo cuando queremos sanar heridas, cuando queremos reconstruirnos despues de un golpe destructor de amor, cuando sencillamente el sueño que esperabamo algún día, llega hoy...El tiempo, .....ese amigo implacable.





Comentarios

  1. Ey, has vuelto!!! y parece que fue ayer cuando te marchaste. ¿Ves? el tiempo.
    Un beso y bienvenido de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Eva...intentaré mantenerme en forma y seguir aportando mi granito de arena...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. El tiempo que se nos desliza entre los dedos, imparable. Afortunadamente las ciudades cambian, las personas cambian. ¿Te imaginas volver a ver la calle donde jugaste de niño, o donde conociste a tu primer amor, exactamente igual que estaba? ¿O tu casa, tu habitación tal y como la dejaste años atrás, sin que nada haya cambiado de sitio?. Creo que al verlas de nuevo, después de tantos años, nos traerían tantas emociones de golpe que no podríamos resistirlo. Es mejor así que el tiempo nos cambie y lo cambie todo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu regreso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. El tiempo siempre pasa y dejalo que siga pasando, no podemos retenerlo, sólo verlo pasar y aprender de él, de lo bueno y de lo malo. Ya se dice que cómo no se pueden gobernar los acontecimientos, debemos al menos gobernarnos a nosotros mismos. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Aquí sigo, leyéndote y conociendo algo más de ti.

    Volveré.

    Besos salados

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…