Ir al contenido principal

Creer, esperar y sonreir



Estaba sentado en el avión y no podía creer que en el lapso de unas 12 horas estaría abrazando a mis padres y mis hermanos después de casi 4 años de estar alejados por el gran charco ...


Empezaba a recordar que cuando compré el billete estaba atravezando las secuelas de la separación, también la muerte de mi abuela paterna con quien viví mi infancia, y aunque hubieron sus más y sus menos, la viejita se hizo querer...y se sumó un "cancer" de mi madre (que luego se descartó como tal, con un gran alivio). Era el mes de noviembre, y el día esperado sería el 13 de febrero, para llegar para el cumpleaños de mi hermano el 16 y el de mi madre el 20, ambos del mismo mes...qué días y qué lejano se hacía el día esperado...


Faltan dos horas, ya han puesto casi 4 películas, y la ansiedad intenta asomar...no se lo permito, pues sé que hará se me hará más larga la espera...claro, es difícil hacerlo si tomamos en cuenta que el avión despegó dos horas después de sentarnos en él, por una puerta que no cerraba y estaban reparando...y si en un inicio llegaría a las 5 de la mañana, llegaría a las 8:00, con el consiguiente efecto en la familia que esperaba en el aeropuerto.


Ya llegué, salí con prisa pues quería llegar lo antes posible para verles....Otra espera. La cinta de los equipajes se la interesante durante un silencioso cuarto de hora, en donde todos nos mirábamos sin decir palabra alguna, cansados, algo ansiosos porque se ponga ya en marcha...un pequeño ruido levanto a todos, y empezamos a ver asomar una a una las maletas.


Luego de 45 minutos, vi mi inconfundible maleta anaranjada, elegida a posta para que no se confunda con el resto, y porque ese color me gustó cuando la compré.


Al salir, depués de pasar por dos controles, vi una mano a lo lejos...mi hermano Alberto me indicaba el lugar a dónde me debía dirigir... un abrazo fuerte, de oso, repetido con mi otro hermano, ...Alan. Lo mejor vino con mi madre, quien me abrazaba, y no me soltaba, como quien no se cree ese sueño que está viviendo y no quiere despertar. Por fin le veo la cara y le digo "ya estoy aquí gordita"...me coge del brazo y salimos andando los cuatro, con los "flashes" por delante, emitidos incansablemente por Alan.


A mi padre le ví por la tarde, depués de comunicarnos cuatro veces cuando menos,...Le tocaba trabajar, y el horario de la llegada del avión le fastidió los planes de esperarme..no importa...luego el abrazo y el encuentro se dio en casa...


Estoy aquí ahora, escribiendo desde "casa", ...y aún no lo termino de creer... no dejo de sonreir.

Comentarios

  1. Bien! Ya llegaste! Me alegro muchísimo. Disfruta de estos días con tu familia, sácales todo el jugo que puedas y traete un poquito a la vuelta, para saborearlo esos días en que la nostalgia aceche.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Disfrutalo de verdad, ellos y tú seguro que os lo mereceis. Disfruta ciudadno del mundo. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Asi es Eva...definitivamente el reunirte con la familia después de tiempo, es tan vital que no es posible mantener ese sentir sin compartirlo.

    Gracias Adnama... con o sin merecerlo, agradezco tus deseos, los cuales se están haciendo realidad. Y sí...eso es lo que soy, ciudadano del mundo.

    ResponderEliminar
  5. deseo que disfrutes al maximo de tu familia, no hay nada mas lindo que sentir la calidez del hogar. Home Sweet Home!!!! saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Fabuloso, Post, así me encantan. Es una gozada leerte. Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  7. Gracias Monalisa....la he disfrutado y me queda la resaca del retorno...ya compartiré con vosotros lo que viví en la tierra en donde nací.

    D2, agradezco tu comentario, más aún si viene de una persona a quien admiro tanto por tu forma de escribir, como también por lo que escribes...Un abrazo amigo y gracias por estar allí.

    ResponderEliminar
  8. Pasaba por aquí t vi que aún no regresaste. Seguro que lo estarás disfrutando mucho. Ciao

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".