Ir al contenido principal

Perdonen este error




Qué difícil resulta aceptar un error. Ya sea de otra persona o de uno mismo. Resulta más complicado cuando además, no descubrimos el sentido real del "error".



Para no moverme en terrenos imprecisos, busqué en mi tan apreciado diccionario de la RAE, el concepto de error. Señalo las dos primeras acepciones:


  1. Concepto equivocado o juicio falso.

  2. Acción desacertada o equivocada.

Ya más claros en el concepto, entiendo que el error es propio, exclusivo, de todos aquellos seres que tienen que decidir en la vida. Es decir, TODOS.


Un niño decide (sin poner mucho esfuerzo intelectual) en que si llora, recibirá atención de la madre. Un joven decide, actuar como el resto para ser aceptado o no. Y el adulto, decide todo el tiempo (incluso cuando le "aconsejan" mal, decide asumir ese consejo)


Hay un dicho muy cierto "el que no se arriesga ni decide, nunca se equivoca". Se respira en el ambiente un horror a equivocarse. Nadie quiere correr riesgos, nadie quiere que pese sobre si mismos el error... Cuando alguien se equivoca se le busca para "lapidarlo", pues es como un recordatorio para el resto de personas que también somos propensas al error y no lo podemos soportar,..es como lapidarse a sí mismo, pero que le duela al otro.


Una lástima...toda la riqueza, enseñanza y sabiduría que se encuentra tras el error, es un valor que muy pocos sabemos reconocer y rescatar. Lo que se aprende tras el error y las energías que desperdiciamos al buscar a los "responsables", en lugar de solucionar el problema y aprender de ello.


Puede que me equivoque en estas apreciaciones..pero qué más da. Para eso estamos.

Comentarios

  1. Completamente de acuerdo con esto hermano, me cae como se dice a pelo este pensamiento tuyo ya que estoy a punto de meterme en el mundo empresarial y desde ya hay muchas comentarios de mi proyecto que reflejan temores , dudas ,tambien buenas expectativas y bueno creo que las personas que lo ven de lejos les puede causar distintas sensaciones pero para uno que esta en la cancha como se dice se tiene que asumir de la mejor manera todos los retos que vengan, uno para el exito debe creer en uno mismo y en lo que se hace y al final se vera si se hizo bien o no en la toma de decisiones y sera una enseñanza , un tesoro , mas que un libro la experiencia buena o mala que se halla ganado .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!

Entradas populares de este blog

La sonrisa sincera y unos ojos verdes

Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.

Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.

Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.

Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,…

Ser o creerse religioso

Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.

El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".

Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y res…

Discusión célebre de Winston Churchill con Charles de Gaulle

Una historia interesante para sonreir...

Cuentan que Winston Churchill discutía con Charles de Gaulle sobre una operación militar, y que al francés le molestaba que Churchill pusiese tanto hincapié en los costes de la operación y el tema financiero, pues no era "rentable".