lunes, 28 de enero de 2008

La sonrisa sincera y unos ojos verdes


Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.


Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.


Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.


Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,...ojos muertos.


Entrando a una cafetería, justo en el portal, no pude evitar ver esos ojos....ojos verdes hermosos con algo de vida... no pude contener decirle: "tienes unos ojos preciosos". Claro está, que pensó que quería sus servicios, me los ofreció y me negué a ello (no porque no lo deseara, pues era hermosa y no me importaba estar con ella, sino porque le dije eso sinceramente y no para que me diese nada a cambio).


Por fin entré, me pedí mi "café cortado", y ella entró. Cuando me di cuenta, ese lugar estaba lleno de "trabajadoras" y de sus "chulos"..."Joder, en donde me he metido", me dije. Asumí que estaba en un lugar no muy agradable, pero me mimetizé y pasé desapercibido...mejor para mí


No sé cuanto tiempo pasó. Sólo sé que extendí la mirada al fondo y le vi otra vez...llamé al camarero y le dije que le ponga lo que pidiese, que yo se lo pagaría...que le diga que le invitaba alguien pero que no le dijese quien.


Le vi extrañada, luego radiante...mirando al rededor esperando ver un rostro, mejor, la mirada de esa persona...sé disimular...no me vió. Le veía feliz...creo que estas personas no acostumbran a que se les tenga detalles, así que disfrutaba el verle sonreir sin que ella se diese cuenta.


Cuando me dispuse a salir, me delató el que me recibía el dinero de lo que habíamos consumido, y ella se me acercó. Me iró a los ojos y pude verle de verdad. Ya no eran esos ojos sólo verdes... eran ojos de una mujer, de una persona...Me dijo un sincero "Gracias" y sólo atiné a decirle "te dije que tenías unos ojos preciosos, y te lo dije en serio".


Me despedí de ella y me retiré de ese lugar con un calor y presión en el pecho, de esos que experimentamos cuando estamos profundamente emocionados....y estoy seguro que una persona más en el mundo, en ese día, volvía a creer y a sonreir...a sonreir de verdad.

11 comentarios:

  1. La verdad que eres sensacional hermano , una vez mas que orgullo tener a ua persona que vivio conmigo gran parte de su vida escribiendo tantas cosas bonitas e inteligentes ! tqm te extrañamos !

    ResponderEliminar
  2. Es hermoso lo que hiciste , te dire que hay muy pocas personas que tienen la sensibilidad que tienes de poder ver en los ojos el alma de las personas, ten por seguro que esta persona ha recibido de tu parte un hermoso regalo y es el de el sentirse aceptada con sus virtudes y sus defectos. Dios te bendigas besos de mamá

    ResponderEliminar
  3. Pues quiero decirte q eres un ser admirable cualquier otro hubiera aceptado los servicios sin pensarlo dos veces, eso quiere decir que aun en el mundo hay personas con buen corazon como tu exactamente

    cuidate mucho y gracias por ponerme en tus blogs amigos.

    ResponderEliminar
  4. Agradezco vuestras palabras, pero considero que se exagera en el acto...realmente creo que los seres humanos somos capaces de eso y más, si dejamos que lo que sentimos verdaderamente, se muestre...aún nos queda mucho camino por recorrer, y creo que merece la pena invertir esos momentos en ser y hacer felices a los demás.

    Gracias por vuestras inmerecidas palabras ....

    ResponderEliminar
  5. Te devuelvo la visita César y volveré me gustó tu blog, si no te importa te enlazaré en el mio.
    Por cierto, que verdad es la importancia de la verdadera viveza de unos ojos sinceros, de unos ojos emocionados, sin presiones, limpios...a veces cuesta muy poco ayudar a que brillen los ojos de alguien... pero muchas veces no nos damos cuenta. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Para recibir debemos ser generosos. Es como un espejo, cuanto más sonrías tú, más sonreirán los demás. Tú le regalaste un piropo, ella te regaló lo mejor que podemos recibir y que nos llena de satisfacción, una sonrisa de agradecimiento.
    Me encanta haberte descubierto, gracias por pasar por mi blog, tú también has ganado una lectora asidua.

    ResponderEliminar
  7. Hola Cesar, vengo del blog de.... d2, creo. Bueno, eso es lo de menos, el caso es que estoy aquí y quiero decirte que me encanta el título de tu blog, "vivir y dejar vivir" es un principio básico para la convivencia en armonía. También quiero decirte que adoro Perú y que aúnque no conozco aún tu país espero poder conocerlo algún día.

    Saludos

    Irene

    ResponderEliminar
  8. "Vive y deja vivir". Ese es el lema de mi vida.

    Ojalá todos opinaran así. Qué fácil sería entonces la convivencia.

    De momento, con tus palabras la haces más llevadera.

    Me encanta lo que escribes y cómo lo escribes.

    ResponderEliminar
  9. Que tal César!

    Bien hecho hombre...

    Sé muy bien a qué te refieres con la sensación de "calor y presión en el pecho"... (aun recuerdo las lágrimas de alegría en el rostro marchito de una sexo-servidora ya entrada en años cuando, después de haberla conocido solo unos instantes frente al aparador de una tienda, le regalé en Navidad la muñeca Barbi con vestido de novia que me contó que siempre quiso...)

    ...en ocasiones solo se necesitan pequeños detalles para que las personas se den cuenta que el mundo no debe ser tan feo como lo pintan en las noticias...

    una palabra amable...
    un elogio...
    un "aventon" a un anciano en tu auto sin que te lo pida...
    una sonrisa...
    un "qué bonitas uñas tienes"...
    un "pásame la direccion del gym"...
    un piropo bonito a una empleada(o) de mostrador...
    ...a un empleado de gobierno (en verdad lo necesitan!)...

    Lo peor es que haya la creencia generalizada de que cada quien "vela por su santo"...

    Ahí es cuando un gesto de bondad completamente desinteresado hace la diferencia...

    no se necesita se rico, influyente ni poderoso para cambiar el mundo...

    Solo poner nuestro granito de arena ...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. De verdad existes???
    muakkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  11. Bolero... Pienso, luego, existo...jajaja. Sabes como encontrarme. Soy todo esto y más..y menos. Besos también para ti.

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!