jueves, 3 de enero de 2008

Entre el equilibrio y el caos

Reconozco que hay fuerzas interna que nos mueven frente a un sin número de estímulos, tanto internos o externos.

Es curioso como podemos estar convencidos de algo, y luego ante otro estímulo, ya no tanto. Podemos estar desbordantes de júbilo, y luego sentirnos la mierda de la última fila....

Todo esto me lleva a pensar, en que debe haber dentro de nosotros, un punto equilibrante, un centro que no se deje llevar por los estímulos, sino que sea perenne, permamente, equilibrado, acertado.

No puede ser que seamos siempre víctimas de los impulsos..."he hecho esto...no era yo..", "no quise decir aquello".."no quería hacerte sufrir"...
No se puede ser siempre tan estúpido. Debe haber algo...aquello que se llama CONCIENCIA me suena a lo más puro, lo más semejante a lo divino..aquella que podemos violentar y callar cuando nuestros impulsos nos llevan a una ruta diferente a la que ella nos suplica...

Conciencia, sentir, alma, esencia.....que pasaría si siempre reccionase ante sus voces y no ante los sentidos desbocados que siempre están alertas para que en el menor descuido, se adueñen de nosotros para actuar a su antojo, a su placer, dejándonos como meras "marionetas" o "máquinas" que se creen ser "libres"...

No me atrevo a generalizarlo...pero valdría la pena que cada uno observase qué se mueve por dentro...si a los sentidos les "apetece" hacerlo.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

¡Gracias por animarte a escribir!!! Gracias a tu comentario otras personas podrán animarse a sumar otros puntos de vista. ¡Saludos!