lunes, 28 de enero de 2008

La sonrisa sincera y unos ojos verdes


Una de las cosas que más lamento es haber descuidado este espacio, a mi parecer, demasiados días, pues voy encontrando personas que leen con cariño y atención y me debo a cada uno, sin pretender nada más que compartir a corazón abierto.


Una de las cosas, que me da felicidad, es la sonrisa. La de un niño, transparente, espontánea, natural. Pero la que me da más, es aquella que sale de un rostro duro, hostil y que sea el producto un profundo sentir de alegría, de agradecimiento, de sincero gusto.


Las más hermosas, son aquellas, que van acompañadas de ese brillo especial en los ojos, en donde no tienes ninguna duda que es una sonrisa real...una expresión del alma.


Hace tiempo, transitaba por una zona en Madrid, conocida por ser sitio de exposición del mercado de la carne, de la venta de placer al paso...Es común que te aborden, y desde luego, no hay nada mejor que no mirarle a los ojos , pues es como una aceptación de sus servicio...pero lo que es peor...enfrentarte a ver ojos inexpresivos,...ojos muertos.


Entrando a una cafetería, justo en el portal, no pude evitar ver esos ojos....ojos verdes hermosos con algo de vida... no pude contener decirle: "tienes unos ojos preciosos". Claro está, que pensó que quería sus servicios, me los ofreció y me negué a ello (no porque no lo deseara, pues era hermosa y no me importaba estar con ella, sino porque le dije eso sinceramente y no para que me diese nada a cambio).


Por fin entré, me pedí mi "café cortado", y ella entró. Cuando me di cuenta, ese lugar estaba lleno de "trabajadoras" y de sus "chulos"..."Joder, en donde me he metido", me dije. Asumí que estaba en un lugar no muy agradable, pero me mimetizé y pasé desapercibido...mejor para mí


No sé cuanto tiempo pasó. Sólo sé que extendí la mirada al fondo y le vi otra vez...llamé al camarero y le dije que le ponga lo que pidiese, que yo se lo pagaría...que le diga que le invitaba alguien pero que no le dijese quien.


Le vi extrañada, luego radiante...mirando al rededor esperando ver un rostro, mejor, la mirada de esa persona...sé disimular...no me vió. Le veía feliz...creo que estas personas no acostumbran a que se les tenga detalles, así que disfrutaba el verle sonreir sin que ella se diese cuenta.


Cuando me dispuse a salir, me delató el que me recibía el dinero de lo que habíamos consumido, y ella se me acercó. Me iró a los ojos y pude verle de verdad. Ya no eran esos ojos sólo verdes... eran ojos de una mujer, de una persona...Me dijo un sincero "Gracias" y sólo atiné a decirle "te dije que tenías unos ojos preciosos, y te lo dije en serio".


Me despedí de ella y me retiré de ese lugar con un calor y presión en el pecho, de esos que experimentamos cuando estamos profundamente emocionados....y estoy seguro que una persona más en el mundo, en ese día, volvía a creer y a sonreir...a sonreir de verdad.

miércoles, 23 de enero de 2008

¿Luchar por amor..?



En un grupo por internet leí un mensaje de auxilio, una mujer decía vivir un infierno, pues amaba a una persona con la que estuvo en el pasado...y hoy en día esa persona ya tenía pareja y ella, cada vez que sabía de él, decía que sentía que lo volvía a querer , que tenía miedo a quedarse sola y que tenía dudas si tenía que luchar por ese amor...estaba desesperada porque lo amaba y que tenía esperanzas de que la vuelvan a amar.
Estoy convencido que en esta situación (también la viví en algún momento de mi vida) es muy difícil ver las cosas con claridad y sobre todo, tomar una decisión.

Creo que es importante, darnos cuenta de qué es lo que sentimos realmente en ese momento. Mona (es el seudónimo de esta chica) afirmaba que sentía que lo volvía a querer cuando sabía algo de él. Lo que sentía era evocar un recuerdo emocional y revivirlo... en el presente, en el aquí y ahora. Exactamente cuando pasa cuando vemos una película: Podemos llorar, sufrir por una escena, pero nos olvidamos que lo que estamos viendo son a unos actores, que nada de lo que vemos está sucediendo... pero no nos apetece pensarlo... El evocar el pasado y revivirlo es perdernos este instante y sufrir inecesariamente. Hay que rascar en el interior y ver que pasa.

Por otro lado, como hablaba con mi amigo David : "Si alguien no te quería antes, no puede prometer el aprender a hacerlo... lo hace o no". Depositamos esperanzas, con la idea de algún día... pero el hoy, que es lo que tenemos realmente, se nos desperdicia en un sufrir insensato.
"Miedo a quedarme sola", decía. Curiosamente esa soledad es más emocional, más espiritual: Podemos estar rodeados de gente que nos ama de veras, pero podemos sentirnos los seres más solos de la tierra. Hay que cambiar el chip... en vez de esperar, hay que dar, movernos, arriesgarnos a dejar esa soledad, o mejor, hacerla compañera....
Esto es para ti Mona....¿merece la pena luchar por este amor?. Tú decides.

lunes, 21 de enero de 2008

La vida y el movimiento


Ayer, un amigo mío me comentaba, no poco triste, que le habían hechado del trabajo. Lo curioso del tema es que ya le estaban preparando el terreno, pero él no pisó el palito y siguió hasta que no les quedó otra que ser más directos (le habían puesto labores más duras para que se desanimase, pero no claudicó) y decirle que le querían separar del proyecto en el que él participaba.


Esto me recordó a una racha que tuve, en la cual no comprendía como me habían podido hechar en menos de un año, de tres trabajos, justificando "despido improcedente". Osea, era improcedente, no procedía, pero lo ejecutaban. Ya tenían la indemnización bajo la manga, y punto, se acabó, que te vaya bien.


Felizmente, esto es Europa...dejando la ironía, mientras que en paises del "tercer mundo" no hay empleo, o si lo hay mayormente son en condiciones esclavizantes, una nueva se avisora en "el primer mundo". El sub empleo, la subcontrata, pagar menos y pedir más, empleados reciclables, inestabilidad, contratos por obra y servicio, empresas temporales que contratan para una empresa que da servicio a otra y te pierdes el beneficio de la mayor...


Lo bueno que saco de un despido a nivel personal, es el ejercicio interno que se inicia, es decir, cuando uno se lo toma con inteligencia y no dejándose llevar por la ira, la impotencia o la rabia, se vislumbra que una puerta se cerró, pero otras coquetean, invitándo a tocarlas, a meterles mano...


Eso es lo interesante de la vida...una se cierra y otra se abre..y es una nueva experiencia. Y es que la vida si se quiere vivir de seguridades, sin movimiento, es imposible de vivirla (la frustración aparece cuando uno no se adapta a la vida y quiere que la vida se adapte a uno)...la vida no es estática, cambia, se mueve, se transforma....y nosotros para vivirla en paz, debemos ser capaces de tener las raices firmes, pero ser elásticos como la goma. Con esto no quiero decir que seamos víctimas, sino muy por el contrario. Al ser libres verdaderamente, podemos decidir tomar un rumbo, pero no podemos negar que hay circunstancias externas, y si las tomamos en cuenta, lejos de rechazarlas, las acogemos, como el guante de un beisbolista a la pelota, podemos seguir caminando a nuestro objetivo, quizá, modificando el plano inicial, pero al fin y al cabo, llegaremos si así lo queremos.


El movimiento es parte de la vida...y el que no lo quiere ver así, pues, que le aproveche.

jueves, 17 de enero de 2008

Sobre la Amistad...


Después de muchos días "ausente", me decidí hoy escribir. Habían tantas cosas que comentar, pero no brotaban con la naturalidad de otros días.


Mientras pasaba la mañana en mis labores, recibí una llamada inesperada. Una persona que compartió conmigo mucho de su vida, de su experiencia,...una persona que ha encaminado su vida en pareja hacia una meta distinta al resto de los mortales...diría que ha elegido el camino más angosto, el más dificil..diría que es una estupenda mujer (su esposo no es menos estupendo).


Lo más jodido de una separación es cuando se tienen amigos en común...en algunos casos se mantiene el vínculo con algunos, pero no con todos, ya sea porque son más amigos de una de las partes..te das cuenta que te aceptaron sólo porque eras parte de la vida de la otra persona.


Cuando le tienes cariño a alguno de esos amigos, cuando le admiras, cuando le envidias sanamente por todo lo bueno que les reconoces, la pérdida es dolorosa, quizá más que la misma separación por momentos...(te separas y te duelen muchas cosas, pero el no contar con esos amigos como antes, te cierra banda, te aisla, te hace sentirte solo..)


Hoy me llamó. Se acordó de mí. Y aunque mi vida ha tomado un rumbo distinto al suyo, aunque no comparte mi manera de ver la vida, mi estilo de vida, mis decisiones, mis opciones..aunque puede estar en contra de todo lo que yo he asumido en mi vida....aún así, me estima, me respeta, me considera su AMIGO.


Ese bálsamo al alma, ese sentir que sigues siendo parte de la vida de otros a los que aún quieres, no se puede describir...simplemente hay que experimentarlo....sentir el amor...sentir la AMISTAD.



viernes, 11 de enero de 2008

Perdonen este error




Qué difícil resulta aceptar un error. Ya sea de otra persona o de uno mismo. Resulta más complicado cuando además, no descubrimos el sentido real del "error".



Para no moverme en terrenos imprecisos, busqué en mi tan apreciado diccionario de la RAE, el concepto de error. Señalo las dos primeras acepciones:


  1. Concepto equivocado o juicio falso.

  2. Acción desacertada o equivocada.

Ya más claros en el concepto, entiendo que el error es propio, exclusivo, de todos aquellos seres que tienen que decidir en la vida. Es decir, TODOS.


Un niño decide (sin poner mucho esfuerzo intelectual) en que si llora, recibirá atención de la madre. Un joven decide, actuar como el resto para ser aceptado o no. Y el adulto, decide todo el tiempo (incluso cuando le "aconsejan" mal, decide asumir ese consejo)


Hay un dicho muy cierto "el que no se arriesga ni decide, nunca se equivoca". Se respira en el ambiente un horror a equivocarse. Nadie quiere correr riesgos, nadie quiere que pese sobre si mismos el error... Cuando alguien se equivoca se le busca para "lapidarlo", pues es como un recordatorio para el resto de personas que también somos propensas al error y no lo podemos soportar,..es como lapidarse a sí mismo, pero que le duela al otro.


Una lástima...toda la riqueza, enseñanza y sabiduría que se encuentra tras el error, es un valor que muy pocos sabemos reconocer y rescatar. Lo que se aprende tras el error y las energías que desperdiciamos al buscar a los "responsables", en lugar de solucionar el problema y aprender de ello.


Puede que me equivoque en estas apreciaciones..pero qué más da. Para eso estamos.

miércoles, 9 de enero de 2008

Ser o creerse religioso


Hablabamos en estos días con D. y A. sobre la influencia de la religión en las personas. Definitivamente, el tema de la "tradición", "costumbre", "la norma"...es un tema que algunos de pequeños, acogimos no con cierta dificultad.


El "niño problema" era el que preguntaba ¿por qué?, ¿para qué?..y la respuesta siempre fue "por qué asi tiene que ser", o "por que lo digo yo", o "por que así siempre se hizo y hay que respetar las costumbres".


Contaba A. que estudiaba en un colegio de monjas y en una prueba de religión, le preguntaron: ¿Quién es Dios? y ella respondió No conozco a ese señor. ¿Qué le dirías a Dios? a lo que ella contestó Mi madre me ha dicho que no hable con desconocidos...Tuvo la suerte que estas madres no le cortaron la libre iniciativa, y mucho menos su madre real, quien respetó siempre su manera de ver y ser en la vida (ella sólo tenía 9 años). Hoy en día esta mujer, vive una espiritualidad, un amor y respeto a la vida y a sus seres, que mucho hombre o mujer "religiosa" "envidiaría"..y lo que es mejor..es un alma libre, sin complejos, ni culpas.


El problema creo que no es la religión ni las religiones...el problema es de aquellos que se llaman religiosos, se autodenominan religiosos, y el contacto con esa parte espiritual se muestra nula, al no entender ni tratar con amor a aquel piensa y siente distinto...


Una reflexión que tuve a los trece años fue: Si la religión a la que me incline, me habla de amor, de respeto al que es diferente, y sobre todo, me motiva e incentiva a ser libre y no pone límites a mi deseo de saber y conocer más...con ella me quedo. Desde luego...hoy mi religión es la vida misma..el descubrir mi verdadero yo.

sábado, 5 de enero de 2008

¿Qué es el amor?....Una pregunta complicada


En una de estas tardes sabatinas de internet, me encontré con una amiga, una que es como si fuera mi hija (aunque sólo nos llevamos por 10 años). Siempre hablamos de muchos temas y me hizo la pregunta tan básica, pero tan complicada de explicar: "César: ¿Qué es el amor?". No soy un gurú, ni mucho menos, pero quizá las experiencias de la vida te hacen tener una idea. La verdad, con una separación a cuestas, y una serie de relaciones rotas, no me consideraba la persona más adecuada para contestar. Pero aún así me atreví.


Le dije: ¿A qué viene la pregunta?. Me contestó que ella concebía el amor como un sentimiento y había discutido con unos amigos en que es una cuestión de decisión.


Desde luego, conceptualizar es un buen ejercicio, pero muy pobre al querer encerrar una experiencia, en un concepto. Me arriesgué a un ejercicio de mayéutica, tan útil en estos casos, para responderle en condiciones adecuadas, y ella y yo terminemos satisfechos y claros.


¿Has tenido novio?. NO ¿Tienes hermanos? Soy hija única...Me la ponía difícil. ¿Te has enfadado con tus padres alguna vez? . Uff..ya tenía material. ¿Cuando te enfadaste querías cambiar de papás?. Sabía la respuesta. Desde luego que no.


Partimos entonces, en que el amor, no puede estar supeditado a las emociones, pues, sufríriamos esas subidas y bajadas, en el "ya no te amo porque ya no siento nada por ti", en el caso de sus padres "ya no les amo porque me he enfadado"...muy básico, pero visual.


Si el amor fuera una decisión, más jodido lo tendríamos. "He decidido amarte"...pues ya llegará el día en que diga: "He decidido dejarte".


Entonces : ¿Puede el amor ser una cuestión de emociones, sentimientos o decisiones? Creo rotundamente que no. No puedo concebir un corazón lleno de amor, y que esté lléndose por ahi de caza (la que se practica como deporte), o que un corazón esté lleno de amor, y le importe una mierda el medio ambiente, ensuciar y destruir tu propia casa y la de los demás y mucho peor, decir que amas y te de igual tratar mal a la gente más cercana, amigos, hermanos, padres, hijos....

El amor entonces, tiene necesariamente que tener una sustancia, superior a las emociones, sentimientos o cualquier decisión. Uno puede reconocer una persona que ama cuando de ella brota sin distinguir especie, raza, país, sexo, ideología, carácter, etc....el deseo de dar, de construir, de alimentar, de dar vida...esa fuerza interna indescriptible que nos hemos atrevido a distinguir en : amor de padre, de hermano, de pareja, de amigo...El mismo sol, visto desde distintos ángulos, pero al fin y al cabo, el mismo sol.


¿Qué es el amor?...Al final no se lo dije, pero al menos, no le di un concepto.



viernes, 4 de enero de 2008

¿A quién le escribes?


Debo reconocer que cuando abro el blog, veo si alguien lo ha leído o han dejado un comentario. Lo más curioso es que compruebo que fluyen diversas emociones: ansiedad, curiosidad, ánimos, decepciones....


Me he preguntado ¿A quién le escribes?..La respuesta no ha sido menos que inmediata: a toda alma que conecte con la mía, pues en realidad, es mi alma la que se muestra, la que se expresa, la que después de una serie de estímulos, reacciona y se muestra.


La verdad, es que en un inicio, se manifiesta el deseo de que sean muchos los destinatarios de estos mensajes, pero lo cierto es que sólo me acompañarán los que conecten...y eso es más de lo que uno puede esperar y es en el fondo, lo que deseo.


Asi que me queda más claro, que te escribo a ti, que eres una parte de mí, y a mí que soy una parte de ti.


jueves, 3 de enero de 2008

La Soledad vs el Amor



No hace poco, la oscuridad intentaba obstaculizar mi paso por la vida...no me permitía ver lo que había a mi alrededor. No obstante, tiene uno que armarse de un par de cojones para avanzar, sin saber si te tropezarás o caerás en un foso...no puedes ver, pero se puede sentir...

Gracias a ello, una vez más, me he dado cuenta que no estoy solo. Somos muchos los que estamos solos, irónicamente, y si todos los "solitarios" nos unieramos, acabaríamos con la soledad..En cada parte del mundo hay una persona que desea amor. Una persona que desea cariño, y curiosamente, somos cientos los que nos sentimos así, ocultos y anónimos, rodeados de gente, pero solos...y es en ese momento que me pregunto: ¿Por qué no somos valientes y gritamos a los cuatro vientos, ¡Me siento solo!¡Necesito amor!!¡Quiero dar amor!!

He entendido que el silencio y el miedo son las grandes aliadas de la soledad....pero cuando uno se arriesga ...y se arriesga de veras, recibe cuando menos espera. En el lugar menos pensado, el momento menos esperado...esa mano divina se encarna y puedes oir su voz... Es Dios quien habla a través de seres de luz hechos carne, seres que en la misma situación que yo, logran sacar esa energía maravillosa y divina que es el AMOR...ese amor que disipa cualquier oscuridad y todo se convierte en claridad...ese AMOR hace que el corazón helado empiece a palpitar nuevamente,...ese AMOR que hace que se caiga la venda y puedas ver la vida como realmente es: una única oportunidad de ser feliz...

Ese amor sincero, del alma, de quien te ve, de quien te siente....ese amor de quien no te conoce y te conoce, ese amor que es eso, simple y sencillamente: AMOR.

Entre el equilibrio y el caos

Reconozco que hay fuerzas interna que nos mueven frente a un sin número de estímulos, tanto internos o externos.

Es curioso como podemos estar convencidos de algo, y luego ante otro estímulo, ya no tanto. Podemos estar desbordantes de júbilo, y luego sentirnos la mierda de la última fila....

Todo esto me lleva a pensar, en que debe haber dentro de nosotros, un punto equilibrante, un centro que no se deje llevar por los estímulos, sino que sea perenne, permamente, equilibrado, acertado.

No puede ser que seamos siempre víctimas de los impulsos..."he hecho esto...no era yo..", "no quise decir aquello".."no quería hacerte sufrir"...
No se puede ser siempre tan estúpido. Debe haber algo...aquello que se llama CONCIENCIA me suena a lo más puro, lo más semejante a lo divino..aquella que podemos violentar y callar cuando nuestros impulsos nos llevan a una ruta diferente a la que ella nos suplica...

Conciencia, sentir, alma, esencia.....que pasaría si siempre reccionase ante sus voces y no ante los sentidos desbocados que siempre están alertas para que en el menor descuido, se adueñen de nosotros para actuar a su antojo, a su placer, dejándonos como meras "marionetas" o "máquinas" que se creen ser "libres"...

No me atrevo a generalizarlo...pero valdría la pena que cada uno observase qué se mueve por dentro...si a los sentidos les "apetece" hacerlo.